Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OFERTAS DE EMPLEO

Vía rápida hacia el mercado laboral

El 67% de los titulados de FP consigue un empleo en un plazo de seis meses

La formación profesional gana cada curso más adeptos. Hace unos años, sólo una cuarta parte del alumnado de enseñanza posobligatoria elegía la FP, unos estudios que hoy cursan el 41% de los estudiantes españoles. Pese a que no puede competir con el prestigio social de la Universidad, la empleabilidad de estos estudios empuja su crecimiento. Sobre todo en el País Vasco.

La FP profesional vasca, que ha conseguido atraer casi a uno de cada dos alumnos de 16 años, se ha convertido en un modelo a imitar

De un lado, la Universidad, conocida también como fábrica de parados, aunque tiene honrosas excepciones en carreras como Ingeniería. De otro lado, la FP, el patito feo de la enseñanza, que se está convirtiendo poco a poco en un cisne. Y es que las salidas laborales de este tipo de estudios están consiguiendo barrer su mala fama y convertirle en una opción cada vez más atractiva para los jóvenes que han terminado 4º de ESO.

A la cabeza de este crecimiento se sitúa el País Vasco. El 46% del alumnado de 16 años ha optado por una de las 21 familias profesionales que ofrecen los centros públicos y privados vascos.

Aunque varía según las ramas, el grado de inserción laboral de los titulados en FP es significativamente mayor que el de los licenciados universitarios. Según datos del Ministerio de Educación, el 67% de los titulados obtiene un empleo a los seis meses de terminar los estudios. En el País Vasco, estudios como edificación y obra civil garantizan un empleo inmediato al 100% de los alumnos; a corta distancia le siguen familias profesionales como mantenimiento de vehículos (94%), fabricación mecánica (93%) electricidad y electrónica (86%).

Aunque en el Departamento de Educación del Gobierno vasco están contentos con los resultados que están dando sus esfuerzos por promocionar la formación profesional, el objetivo que se han marcado todavía es lejano; mira a Europa. En 1995, sólo el 25% de los jóvenes vascos cursaba estos estudios; hoy son casi uno de cada dos, pero es que la meta del Ejecutivo de Vitoria es alcanzar la media europea (43%) y aún más, escalar puestos hasta que la formación profesional alcance el prestigio y el alumnado que tiene en países como Francia o Alemania.

'Para cubrir los puestos de trabajo que existen, necesitaríamos que el 62% de los alumnos optara por estudiar FP', señala Jorge Arévalo, ex director de Formación Profesional del Gobierno Vasco y viceconsejero de Formación Profesional y Educación Permanente del Gobierno vasco, un nuevo cargo creado por la consejera del ramo, Ángeles Iztueta, que habla por sí mismo del impulso que desde esta Administración se quiere dar a esta formación. 'Sobre todo, necesitamos más profesionales formados en los sectores industriales. En Alemania estudia FP el 72% de los jóvenes; alcanzar el mismo nivel es importante porque Alemania compite directamente con nuestra industria', destaca Arévalo.

Aunque Euskadi mire al Viejo Continente, muchas comunidades le miran a ella. En 1997 se aprobó el Plan Vasco de Formación Profesional, que se ha convertido en un modelo a imitar para otras regiones. 'Recibimos continuas visitas y consultas de responsables de FP de otras comunidades autónomas y muchas están copiando el modelo vasco. Para nosotros es un orgullo y les ayudamos en todo lo que podemos', asegura Arévalo.

De hecho, la I Muestra de Formación Profesional, que ha mostrado durante cuatro días en Bilbao las bondades de los estudios de FP a 40.000 estudiantes de 4º de ESO y de 2º de bachillerato y a sus padres, recibió la visita de 11 directores de otras tantas comunidades autónomas.

Orientada hacia las necesidades de los sectores productivos, la incorporación de las nuevas tecnologías y la garantía de prácticas profesionales son las señas de identidad del modelo vasco, que eso, sí, todavía tiene retos a los que dar respuesta. Entre ellos, aumentar la presencia de mujeres en esta formación, en general, y en las ramas con mayores salidas laborales, en particular. Este curso, las mujeres son el 38% del alumnado vasco de FP, un porcentaje bastante inferior al español.

Según el Ministerio de Educación, en el curso 1998-1999, la presencia de mujeres era del 45% en los ciclos de grado medio y del 48,7% en los de grado superior.

Una ley marcada por el rechazo

La Ley de Formación Profesional y de las Cualificaciones elaborada por el Gobierno Aznar está marcada por el rechazo. Siete comunidades gobernadas por el PSOE y el País Vasco han dado plante a esta norma, que sólo cuenta con el apoyo de un partido político, Coalición Canaria. Mientras desde el Sindicato de Estudiantes se critica que la nueva norma no dice 'una palabra' sobre las inversiones para aumentar las plazas en los centros públicos de FP, desde el Gobierno vasco lamentan su falta de visión. 'Es una ley que nace bastante anticuada, no tiene perspectivas de futuro. No es una ley innovadora, como en su día fue la LOGSE, que estaba pensada a diez años vista. Ésta es vieja antes de nacer', opina Jorge Arévalo, viceconsejero de Formación Profesional del Gobierno vasco, quien matiza 'que a nosotros la ley no nos afecta, pero nos da pena que no avance y que se haya hecho desde el Gobierno de Madrid, sin contar con la colaboración de los agentes sociales y de las comunidades autónomas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de abril de 2002

Más información