CC OO critica el trato de favor del IRPF a las pensiones privadas

Fidalgo cifra en 3.600 millones el coste del nuevo impuesto

El secretario general de CC OO, José María Fidalgo, rechazó ayer la propuesta de IRPF de la comisión de expertos que asesora al Gobierno por favorecer a 'los segmentos económicamente poderosos de este país'. Criticó los incentivos a la percepción como rentas de las pensiones privadas, que calificó de discriminación negativa sobre las públicas, y situó en 3.606 millones de euros el coste mínimo de la rebaja fiscal.

Más información
Cándido Méndez denuncia que la reforma del IRPF busca recortar la protección al parado
Otra política económica
Hacienda prepara incentivos para los parados que acepten un empleo
El nuevo IRPF incluirá una ayuda mensual de 100 euros para mujeres con hijos de hasta 3 años

Durante una conferencia de prensa, Fidalgo, acompañado del economista del gabinete técnico del sindicato Miguel Ángel García, alertó de los efectos negativos, 'encubiertos' con esta reforma, que 'no va en dirección al empleo, ni a la estabilidad económica y social, ni al mantenimiento del modelo social'.

García renunció a dar datos exactos sobre el coste del IRPF porque aún se desconoce su estructura final, pero cree que como mínimo será de 600.000 millones de pesetas (3.606 millones de euros). Entre las propuestas más criticadas por CC OO se encuentra la relativa a rebajar la fiscalidad de los rendimientos de fondos de pensiones cuando el pago sea mensual porque, en su opinión, supondría una 'discriminación negativa hacia las pensiones públicas. 'Nos opondremos con los medios de los que dispongamos por considerarla inconveniente y porque no es una prioridad para los ciudadanos españoles', añadió Fidalgo.

El sindicato hará 'una amplia campaña informativa para criticar esta reforma y avisar a los ciudadanos y trabajadores para que estén alerta' porque posiblemente tras esta reforma vendrán otras parecidas.

Tras criticar el proyecto fiscal del Gobierno alegando que no se había informado aún de los efectos del anterior, Fidalgo alertó de la 'contrainformación demagógica, electoralista y suicida' que se estaba ofreciendo a la sociedad.

Fidalgo rechazó que el Gobierno planee nuevas rebajas de la imposición fiscal directa a los que más ganan a la vez que aumenta progresivamente la imposición indirecta que recae sobre el consumo y que afecta a todos por igual, sin tener en cuenta la renta particular de cada ciudadano. Los ciudadanos no buscan pagar un poco menos, sino tener mayores y mejores servicios públicos, añadió Fidalgo.

Comisiones Obreras no sólo rechaza la reforma fiscal que prepara el Gobierno, sino también la del PSOE, aunque Fidalgo reconoce que la propuesta socialista no le preocupa en absoluto porque no está en el poder. Para Comisiones Obreras, la idea de un tipo único de la tarifa del IRPF como plantea el PSOE no permitiría la suficiencia fiscal del Estado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS