Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades argentinas logran frenar el alza del dólar tras intervenir de forma masiva en el mercado

El Banco Central intervino ayer en el mercado de divisas y obligó a vender el dólar en los bancos a tres pesos por unidad. El ente emisor inundó el mercado de dólares procedentes de sus reservas y de otras fuentes para abastecer la ingente demanda de moneda estadounidense. El público se desplazó y formó largas colas frente a la sede de los bancos oficiales y algunos privados cuando se corrió la voz del acuerdo entre el central y otros nueve bancos, entre ellos los españoles BBVA-Francés y Río, a los que se autorizó a vender un dólar a 2,90 pesos. El Ejecutivo argentino logró por segundo día rebajar el dólar desde que el máximo de 3,90 pesos del lunes. El martes había cerrado a 3,07 pesos y ayer, a 2,85.

El índice de la cotización del dólar funciona ya como la aguja del reloj de la temida 'bomba de tiempo activada', según describió la situación económica heredada el presidente Eduardo Duhalde cuando asumió su cargo a comienzos de enero. La cuenta atrás ha comenzado. El Gobierno confía en que a fines de abril alcanzará el deseado y demorado acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que liberará 9.000 millones de dólares en cuotas comprometidas y suspendidas el pasado octubre. Pero antes debe promover más reformas.

Entre la noche del domingo y la madrugada del lunes, el Banco Central anunció las medidas complementarias para 'secar la plaza' de pesos. En principio, redujo los préstamos baratos, llamados 'redescuentos', que el Central concede a los bancos para cubrir sus necesidades de liquidez. Esos 'redescuentos' obligaron al Central a emitir en tres meses una cantidad de moneda cercana a la que la Ley de Presupuesto le autorizaba para todo el año.El Banco Central limitó también la venta de dólares en los bancos, al valor de referencia que fije cada día, hasta 1000 por persona y 10.000 por empresa. Las agencias de cambio estarán además obligadas a publicar en sus pizarras el precio del dólar al que está vendiendo el Central a los bancos. Además, se redujo el horario de atención al público de las agencias en dos horas. Los ahorradores que logran fugarse a diario del 'corralito' financiero y recuperan sus fondos mediante los recursos de amparo, serán tentados con 'altas tasas de interés' para que mantengan sus depósitos. Por otro lado, el gobierno reclamó al Supremo que detenga la avalancha de sentencias favorables a los recursos para evitar que unos 30 millones de pesos diarios 'liberados' se destinen inmediatamente a la compra de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de marzo de 2002