Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Savater reivindica las lecturas de su niñez en 'La infancia recuperada'

La infancia recuperada (Taurus) es ya un clásico y tiene el privilegio de haber permanecido durante 25 años en los estantes de las librerías. Lo ha estado de todas las formas imaginables: en edición clásica, de bolsillo, en los quioscos. Ha sido traducido a varios idiomas y ahora, por su 25º aniversario, sale otra reedición.

Savater pergeñó la idea un día de playa en Almuñécar, y en una época en la que el gusto literario dominante era el de la literatura experimental, seria, profunda. 'Fingíamos que leíamos cosas elevadas, no estaba bien visto que a uno le gustara leer a Agatha Christie'. Él decidió sacudirse el pudor de ser un aficionado a libros de aventuras y a los cuentos y escribir un libro sobre los mejores relatos que había leído en su vida.

Así nació en 1975 La infancia recuperada. 'Es una especie de confesión de que me gustaba esa literatura, una declaración de amor a algo sumamente íntimo y que ha determinado el resto de mi vida. Por eso es el libro más personal de todos los que he escrito'. Stevenson, Julio Verne, Jack London, Daniel Defoe, Emilio Salgari, Conan Doyle, Tolkien..., autores a los que Savater sigue fiel. Acaba de ver en el cine El señor de los anillos y le ha encantado, 'quizás es la mejor adaptación que he visto de una obra literaria, por su fidelidad'. Y más: sigue con entusiasmo las aventuras de Harry Potter. 'No tengo prejuicios', dice.

'Este libro es un poco una declaración al placer de leer, al mundo mágico de la lectura. Y la afición a leer es una forma de vivir, no sólo una manera de adquirir conocimientos'. La criba con los autores no fue excesivamente traumática. 'Posiblemente, fui injusto con algunos personajes literarios que no salen, como con Tarzán o los tres mosqueteros'.

Coraje y sueños

Cuando el libro salió por primera vez a las librerías fue una auténtica novedad porque rompía con las convenciones literarias, y fue también un rotundo éxito. 'Me hizo gracia que amigos que no confesaban sus preferencias por ese tipo de lectura se sintieran liberados a partir de leer ese libro'.

Savater quiso con esta obra alejarse de la trama novelesca decimonónica ligada a cuestiones sociales o a las instituciones del amor. 'Éstas son narraciones más referidas a lo primitivo, al coraje, al arrojo físico, a la búsqueda de sueños y esperanzas'.

El folósofo escribió La infancia recuperada en unos momentos muy politizados de la vida española, durante la transición. Anteriormente había escrito unos tres o cuatro libros. 'Siempre ha sido una constante en mi vida meterme en asuntos políticos, vino el antifranquismo, la cárcel, la universidad..., pero siempre conservé ese espacio de afición y entusiasmo por la imaginación. Me gusta pensar que en aquella época más urgentemente comprometida y más obsesionado con combates políticos, también tuviera tiempo para entusiasmarme'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de marzo de 2002