Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

120 obras relacionan a los arzobispos de Toledo con la Universidad

La exposición, que reúne 120 piezas, se exhibe en San Pedro Mártir

Las relaciones entre los arzobispos de Toledo, desde la Edad Media al siglo XVIII, y la Universidad española, con la creación de los colegios, y el proceso de reformas de la Iglesia y la sociedad, forman los contenidos de la exposición Los arzobispos de Toledo y la Universidad española, con 120 piezas, inaugurada ayer en la antigua iglesia de San Pedro Mártir, de Toledo. La muestra es un proyecto de la Universidad de Castilla-La Mancha (www.uclm.es), en el que patrocinan y colaboran 19 entidades.

'Toledo es ciudad imperial, pero se olvida de que antes fue ciudad episcopal', afirma Fernando Llamazares, experto en arte sacro, comisario con Carlos Vizuete, historiador de la Iglesia, de la exposición Los arzobispos de Toledo y la Iglesia española, inaugurada ayer en Toledo por el presidente de la Comunidad, José Bono; el rector de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Luis Arroyo, y el cardenal arzobispo primado de Toledo, Francisco Álvarez, que hace el número 195 de los arzobispos toledanos, que comenzó, según la tradición, Eugenio en el siglo I.

La exposición es un proyecto universitario, según el vicerrector del campus de Toledo, Agustín García Rico, en el que patrocinan y colaboran 19 entidades, entre ellas el BSCH, la Caja Castilla La Mancha y la Real Fundación de Toledo. En el mismo han colaborado las universidades más antiguas, con préstamos de las de Salamanca, Valladolid, Complutense de Madrid, Santiago de Compostela y Alcalá de Henares; los comisarios son profesores de la UCLM, y el catálogo ha sido diseñado por miembros del Centro de Investigaciones de la Imagen, de Cuenca, y editado por el Servicio de Publicaciones. Los guías, gratuitos, son estudiantes.

Fundación de colegios

Los 750 metros cuadrados de la antigua iglesia de San Pedro Mártir, actual paraninfo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, son el contenedor de las 120 obras que ilustran las relaciones de los arzobispos del antiguo régimen con la Universidad, entendida como una corporación de maestros y discípulos dedicados al saber y a través de los libros, con los nombres que fundaron colegios para la formación de unas élites (en el colegio de Bolonia estudiaban 24 becarios). El montaje comienza con espacios dedicados al arzobispo, que legisla, juzga y crea cultura, y a la Universidad, con apartados sobre los maestros y los discípulos. La parte más amplia está dedicada a los arzobispos y los colegios que fundaron, como don Gil de Albornoz y el Colegio de San Clemente en Bolonia; Mendoza y el Colegio de Santa Cruz de Valladolid; Cisneros y el Colegio de Alcalá de Henares, y Fonseca, colegios en Salamanca y Santiago de Compostela, que dieron origen a las primeras universidades españolas. El montaje se cierra con la expansión del modelo a América y su situación actual, como el Colegio de Bolonia, donde se forman juristas. Como complemento se ofrece un audiovisual y en ordenador se puede seguir un itinerario por la ciudad.

Pinturas, esculturas, textiles, libros, mapas, planos y documentos presentan de forma visual la historia entre los arzobispos de Toledo y la Universidad. Figuran dos pinturas y una escultura de El Greco, una pintura de su discípulo Luis Tristán, un grabado de Durero sobre Erasmo y otras piezas de Alonso Berruguete, Francisco Bayeu, Copín de Holanda y Nicolás de Bussi. Destacan los textiles (mitra de Cisneros, frontal de Mendoza, paño de sitial de Lorenzana) y libros (el Pontifical de Mendoza y el Libro de los Prefacios, y el Liber Misticus). La muestra estará abierta hasta el 3 de junio (información, en el 925 268 859, y venta de entradas en El Corte Inglés, 902 400 222).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 2002