Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

El Gobierno se inventó las entrevistas de González con Mohamed VI y Yussufi

Piqué insistió en que la reunión de Marruecos se había celebrado, un día después de que el ex presidente lo desmintiera categóricamente

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, prolongó ayer unas horas la historia de una invención sobre el supuesto encuentro celebrado el pasado domingo en Tánger (Marruecos) entre el ex presidente Felipe González y el primer ministro marroquí Abderramán Yussufi. 'Todos los indicios apuntan a que la entrevista con Yussufi se produjo', declaró Piqué a Tele 5 a las nueve de la mañana.

El ministro no había creído la palabra de González, que un día antes había desmentido la noticia con frases inequívocas: 'No he visto ni al primer ministro, ni he pretendido verlo, ni lo he llamado diciéndole que me iba a pasar un día en Marruecos. No he visto al rey, no he visto al ministro de Exteriores, no he visto a ninguna autoridad, cosa que podía haber hecho. Y lo digo por si en el futuro los veo, si me da la gana en alguna ocasión, y como con ellos, pues son mis amigos desde hace años'.

Yussufi: 'Me causa extrañeza que la Embajada sea el origen de la invención'

Piqué: 'Existen indicios que apuntan que la entrevista con Yussufi se produjo'

Alberto Aza, director de la Oficina de Información Diplomática (OID), corrigió a su ministro por la tarde tras escuchar y dar por válidas las explicaciones ofrecidas por Yussufi en una entrevista en la Cadena SER a las 14.00. El primer ministro marroquí desmintió 'categóricamente' la información que había publicado el lunes en su primera página el diario El Mundo con el título 'González se reúne en secreto con el primer ministro de Marruecos y visitan juntos al rey'.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, de visita en Malta, no quiso entrar en el fondo del asunto y se remitió a las declaraciones de Aza. El presidente, sin embargo, apostilló: 'Supongo que escucharemos en los próximos días multitud de imputaciones, pero sobre noticias con fundamento, dudosas o sin fundamento hay especialistas con los cuales yo no pienso competir'.

Las fuentes citadas el lunes por el diario El Mundo para respaldar la información eran 'diplomáticas' y aludían a que González 'no comunicó sus contactos' a Madrid 'en ningún momento'. El mismo diario corrigió ayer a medias su información, identificando a la fuente que 'informó erróneamente' sobre la visita de González al rey marroquí, e insistiendo en la existencia del encuentro con el primer ministro: 'La Embajada de España en Rabat ratificó al Gobierno que González estuvo con Yussufi en un hotel de Tánger'.

Para respaldar esta segunda información sobre los encuentros de González, otra vez falsa, el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, detalló el lunes por la noche en los micrófonos de Onda Cero el contenido de un informe supuestamente confidencial que la Embajada de España en Marruecos había remitido al Gobierno de José María Aznar: 'En ese informe se asegura que una fuente de absoluta solvencia del cónsul español en Tánger vio físicamente a González y a Yussufi, y da una serie de detalles respecto, ya digo, a los vehículos, el lugar, los horarios. Bien, yo no sé cuál de las dos partes está diciendo la verdad'.

Cuando Pedro J. Ramírez pronunciaba esas palabras en Onda Cero, a las 23.00, ya había resuelto sus dudas sobre 'cuál de las dos partes' estaba 'diciendo la verdad'. El director del diario apostó por la versión gubernamental al elegir un titular para su primera página que recogía la ratificación por parte de la Embajada española en Rabat del encuentro entre el ex presidente y el primer ministro. El Mundo aclaraba que la información del día anterior, desmentida por González, había sido contrastada tanto en 'fuentes gubernamentales como diplomáticas'.

El ministro portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, al que fuentes periodísticas adjudican un papel relevante en esta operación, fue consultado ayer por EL PAÍS acerca de la invención del encuentro entre Yussufi y González y evitó dar explicaciones: 'Me remito al comunicado de la Oficina de Información Diplomática'.

La historia de este engaño, al que ha dado una extensa cobertura periodística el diario El Mundo con información gubernamental, arranca el martes de la semana pasada cuando los servicios de seguridad del ex presidente socialista, Felipe González, comunicaron a Presidencia del Gobierno, de quien dependen, el viaje a Marruecos del sábado siguiente para que les tramitasen los permisos necesarios para llevar armas en el extranjero.

Es la norma habitual de los escoltas de González tanto cuando sale al exterior como cuando viaja por España. Las 'fuentes gubernamentales' consultadas por El Mundo obviaron este detalle. El Gobierno tenía información cierta, con cuatro días de antelación, sobre la visita a Marruecos de González, comunicada oficialmente por los servicios de seguridad del ex presidente.

El embajador español en Rabat, Fernando Arias Salgado, viajó a Madrid por asuntos personales el viernes pasado e informó verbalmente al ministerio de Asuntos Exteriores sobre las supuestas intenciones de González en su visita a Marruecos.

En ese informe verbal se pronosticaba el encuentro del ex presidente español con Yussufi y la visita de ambos al rey Mohamed VI. El diagnóstico resultó erróneo en todos sus términos, pese a lo cual la Embajada de España en Rabat remitió un informe por escrito el lunes en el que ratificaba que González y Yussufi se vieron y negaba que hubieran visitado al monarca.

Entre estos dos informes del embajador, el primero oral y el segundo escrito, los anónimos sobre los encuentros de González con las principales autoridades de Marruecos recorrieron algunos medios de comunicación en la tarde del sábado.

EL PAÍS recibió una llamada anónima de un supuesto lector anunciando un almuerzo de González el domingo en Asilah, a 40 kilómetros de Tánger, con el presidente andaluz, Manuel Chaves, y con el ministro marroquí de Exteriores, Mohamed Benaissa. La redacción de EL PAÍS consultó a los implicados en esa información: Chaves no había salido del territorio español y González confirmó que en su breve estancia privada en Tánger no se había entrevistado con ninguna autoridad marroquí.

La información que El Mundo facilitó el lunes, 'contrastada en fuentes gubernamentales', no aludía a ninguna comprobación con el dirigente socialista o con su entorno acerca del encuentro con las autoridades marroquíes, daba por sentado que las entrevistas se habían producido y sacaba conclusiones: 'A la luz de los encuentros secretos del ex presidente con el primer ministro Yussufi y con el propio Mohamed VI, cobra fuerza la teoría de que González pretende jugar activamente, y en paralelo con el Gobierno, un papel protagonista en el terreno exterior'.

Yussufi, que detalló ayer en la Cadena SER que durante el fin de semana no abandonó su casa en Rabat, donde recibió a numerosos amigos, mostró su extrañeza por la actitud de la Embajada española en Rabat y acusó al diario El Mundo de tener una 'imaginación fértil'. 'Me extraña que una fuente de la Embajada [española en Marruecos] sea el origen de aquella invención'.

El primer ministro marroquí sostuvo en la SER que la difusión de la falsa noticia sobre su encuentro con González puede tener su origen en algunos medios de comunicación que no quieren que las relaciones entre España y Marruecos mejoren.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 2002