Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos tomos reúnen artículos inéditos de Borges sobre cine, política y literatura

Parecía que toda la enorme obra del prolífico Borges estaba ya publicada, que se había escarbado hasta el límite toda su producción. Sin embargo, la editorial Emecé acaba de rescatar numerosos artículos y reseñas del autor argentino en los que Borges, siempre profundo, opina de cine, de literatura, de música, del Quijote, de T. S. Eliot, de Kipling, de King Kong... Los textos, de los que el autor renegó durante muchos años, se han reunido en dos tomos ordenados por fechas: Jorge Luis Borges. Textos recobrados I 1919-1929 y Textos recobrados II 1931-1955.

El último Premio Cervantes, Álvaro Mutis, que compartió buenos momentos con Borges, presentó anoche en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el segundo volumen junto al poeta Pere Gimferrer a lo largo de una conversación que moderó el director del Círculo, César Antonio Molina.

Mutis se mostraba ayer entusiasmado por acabar de confirmar con la lectura de estos artículos algo que venía presintiendo desde hace 50 años: que Jorge Luis Borges es un clásico. El escritor colombiano contó que se resistía a considerarlo así porque tenía una idea de los clásicos bastante formalista y razonó por qué mudó de idea: 'Empecé a leerle en la adolescencia. Después, siguió alimentándome. Pasaba de la poesía a la narrativa y a los ensayos con el mismo placer y la misma relación profunda con alguien que te está aportando una visión del mundo y del hombre no sólo necesaria sino que le ha cambiado a uno. Es el poder de Borges. Y eso sólo pasa con los clásicos'.

El Nobel

A través de una anécdota, desveló el poeta Mutis qué hilos se mueven (o no se mueven) en la concesión del Premio Nobel de Literatura. Mutis estaba en Estocolmo acompañando a un amigo Nobel y uno de los días le preguntó al secretario de la Fundación Nobel cómo era posible que no se le hubiese concedido a Borges el de Literatura. El funcionario le contestó: 'Mire, lo que pasa es que su poesía, que es admirable, no alcanza a ser merecedora; su prosa, también magnífica, tampoco...'. 'Me le quedé mirando', contó Mutis con pasmo, 'y pensé que ese hombre no sabía lo que decía. Y me dije: '¡Dios mío, en manos de quiénes está eso que llaman el éxito y la gloria!'.

La idea de la genialidad de la obra borgiana en su conjunto la compartió Pere Gimferrer. Se apoyó en un texto titulado Yo, judío (siempre se ha hablado de que el autor lo fuera o se creyera así) para defender la universalidad de su escritura. El texto empieza: 'Como los drusos, como la Luna, como la muerte, como la semana que viene...'. 'Estos textos son muy borgianos, encierran algunas de las características del ser y escribir de Borges, cómo hermana cosas tan heterodoxas y tan borgianas como la Luna y la muerte'. A juicio de Gimferrer, cada línea de Borges reúne todas las querencias del pasado: desde los prosistas latinos hasta el modernismo hispánico. En muy pocas lineas, dijo el poeta catalán, se puede pasar de Tácito hasta Valle-Inclán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 2002