Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

COAG inicia hoy una tractorada contra la norma del algodón

La asociación agraria COAG pondrá hoy en las carreteras una caravana de tractores y cosechadoras como acto de protesta contra la orden del Ministerio de Agricultura que obliga a los algodoneros a rotar de cultivo cada tres años. La tractorada partirá de Guadalcacín (Cádiz) y, durante cuatro días, seguirá camino hasta Madrid para acabar frente a las puertas del Ministerio si Agricultura no modifica la norma; la COAG calcula que se sumarán más de 200 vehículos.

'Es la primera vez que la Unión Europea deja a los Estados ordenar el sector algodonero, pero el Ministerio sólo parece interesado en provocar un proceso de reconversión', afirmó ayer el secretario regional de COAG, Miguel López, en conferencia de prensa. La orden del Ministerio para esta campaña -hay previsto un real decreto- obliga a los algodoneros a rotar de cultivo si se encuentran en el tercer año de siembra; Agricultura, que permite salvar de esta rotación obligatoria a cinco hectáreas de cada explotación, argumenta que esta norma busca limitar el crecimiento de la superficie de algodón, ahora estabilizada en torno a las 90.000 hectáreas, casi todas en Andalucía.

'Todos queremos limitar el cultivo para que no haya penalizaciones en la ayuda comunitaria, pero la orden del Ministerio sólo responde a la apetencia desmesurada de algunos por hacerse con un cultivo que no les corresponde', aseguró López. COAG cree que los pequeños propietarios (7.000 de los 9.300 algodoneros tienen menos de 25 hectáreas) no podrán hacer frente a la rotación de cultivos (la alternativa es el maíz, mucho menos rentable) y los grandes ocuparán su lugar. Por eso, exigen que si hay rotación, no afecte a las fincas de menos de 15 hectáreas. Para limitar el cultivo, COAG reclama que el Ministerio cierre el mapa algodonero, restringiendo la siembra a los cultivadores tradicionales en municipios históricos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2002