Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rechazada la enmienda gallega para lograr presencia autonómica en la UE

El Congreso del PP fue ayer fiel a los postulados de José María Aznar y rechazó las propuestas de la delegación gallega de participación de las comunidades autónomas en los Consejos de Ministros de la Unión Europea y de la reforma constitucional para hacer del Senado una cámara territorial. Estas propuestas eran las enmiendas más importantes a la ponencia sobre El Estado del siglo XXI, cuyos autores son el secretario de Organización Territorial, Gabriel Elorriaga, y la ministra de Educación, Pilar del Castillo.

Las correcciones más conflictivas ya habían sido limadas en una negociación previa

La ponencia abrió la puerta a la creación de un nuevo impuesto municipal sobre inversiones en materia de protección medioambiental y por el uso del espacio común en el despliegue de las nuevas redes de telecomunicaciones.

En realidad, las enmiendas más conflictivas a esta ponencia no llegaron siquiera a la comisión. Sus aspectos más ásperos para los ponentes del PP fueron limados en una negociación previa con los enmendantes gallegos, celebrada ayer.

La enmienda gallega señalaba que 'no debe descartarse que la representación del Estado, en un tema concreto, esté complementada con la presencia de un consejero autonómico en aquellas materias en las que una o varias comunidades autónomas tengan un interés especial en función del reparto competencial'. Esta propuesta ha quedado eliminada.

La enmienda transaccional pactada propone como compensación un aumento de la participación de las comunidades autónomas españolas en los comités de la Comisión Europea que pasarán de 50 a unos 120. Asimismo, a cambio de la eliminación de la participación de las autonomías en los Consejos de Ministros europeos se asegura 'un intercambio más fluido de información, a través de los órganos permanentes de representación ante la Unión Europea para dar así a los responsables de las comunidades autónomas un acceso más rápido y riguroso a todos aquellos asuntos relevantes que puedan afectar al ejercicio de sus competencias'.

En cuanto a la propuesta de la delegación gallega de reforma constitucional del Senado para convertirlo en cámara territorial, los ponentes del Partido Popular lograron una fórmula descafeinada con una enmienda transaccional pactada con los enmendantes gallegos. 'Debemos impulsar una reforma orientada a potenciar el carácter de cámara de representación territorial del Senado y precisar algunas de sus funciones, especialmente las relativas a la articulación de los grandes planes territoriales, a la definición del interés general para legitimar la actuación territorial del Estado y fijar su papel en el perfeccionamiento del sistema de financiación autonómico'.

Otra novedad introducida ayer y aprobada por la ponencia fue la creación de un nuevo impuesto municipal a propuesta de Rita Barberá, alcaldesa de Valencia y presidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). El nuevo impuesto sería para compensar a los ayuntamientos por 'las importantes inversiones que realizan en materia de protección medioambiental, así como por la utilización que se hace del espacio común en el despliegue de las nuevas redes de telecomunicaciones'.

Asimismo, el congreso ha optado por crear una comisión ética que abra 'una reflexión tendente a garantizar un ordenado progreso compatible con la defensa del interés general y el respeto a la dignidad del ser humano' en cuanto al uso de las células embrionarias, propuesto por el presidente de la Comunidad Valenciana y del XIV Congreso del PP, Eduardo Zaplana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2002