Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Ministros autonómicos en la UE

Un dirigente regional preside por primera vez en la historia un Consejo de Ministros

Los dos Consejos de Ministros de Investigación a celebrar durante este semestre de presidencia belga de la UE marcan un hito histórico: por primera vez, los preside un político de una región autónoma belga. Para Bélgica, la Europa de las regiones tiene una clara réplica en el terreno práctico, como ocurre también con el Reino Unido y Alemania. Aunque con modelos distintos, sólo estos tres miembros de la UE se han adelantado a afrontar la creciente descentralización de los Estados europeos. En España, el PNV ha pedido tener voz y voto en la UE independiente de España, a lo que socialistas y populares responden que ese modelo de Europa que proponen los nacionalistas es 'impracticable'.

El ministro presidente de la región Bruselas-Capital, François-Xavier de Donnea, presidió el Consejo de Investigación de la UE el 30 de octubre y presidirá el próximo, el 10 de diciembre. Su presencia rompe la tradición de que sea el ministro federal competente del país que preside la UE el que encabece la reunión de sus homólogos europeos. Es como si Manuel Chaves, durante la presidencia española, presidiera una reunión de ministros europeos de Pesca o negociara con Marruecos en nombre de la UE, en vez de hacerlo Miguel Arias Cañete.

Lo habitual es que sean los Gobiernos centrales los que negocien en Bruselas. Las reuniones de ministros las encabeza el ministro del país que preside la UE. Al lado de cada ministro se sienta el embajador ante la UE y, detrás, los asesores, que salvo en los tres países citados, nunca son dirigentes regionales. La voz y el voto, por supuesto, es de los Gobiernos centrales.

La iniciativa belga ha provocado reacciones encontradas. Francia lo ha criticado abiertamente. Para la Comisión Europea, es una complicación añadida ('en Investigación, Bélgica tiene hasta siete negociadores distintos') y para algunos técnicos, una experiencia positiva. 'Yo he constatado que Donnea es un buen negociador y está muy bien asesorado, que al fin y al cabo es lo importante', dice el consejero español de Investigación Miguel Royo.

'El modelo belga no me gusta porque nunca sabes quién es el interlocutor', dice la eurodiputada popular Ana de Palacio. 'Prefiero el modelo alemán, en el que la voz la lleva siempre el representante federal, si bien cuenta con un representante de los landers, que se sienta detrás'.

En efecto, los ministros alemanes suelen contar en su delegación con un representante regional, aunque éste no tiene voz ni voto y, en ocasiones, dicho representante incluso puede presidir la delegación. El modelo británico es similar, pero la representación regional está más limitada, ya que cada ministro decide dicha participación en base a los temas tratados. Según la eurodiputada socialista Rosa Díez, incorporar a las regiones a la delegación estatal es el camino a seguir explorando, ya que 'Europa se construye a partir de los Estados o no se construye'.

Lo cierto, se alega en contra, es que Luxemburgo, con 500.000 habitantes, tiene voz y voto en los consejos de la UE, mientras que la región alemana de Renania del Norte-Westfalia, con 18 millones, juega un papel secundario. Como dice el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, con la ampliación el maltés, que lo hablan 400.000 ciudadanos, será idioma oficial, mientras el catalán, que lo usan seis millones, seguirá sin ser reconocido.

La ampliación complicará esos 'problemas operativos' a los que se refiere el secretario general del PSOE respecto a dar mayor protagonismo a las regiones. Pero aun con problemas, defensores y detractores de las regiones están de acuerdo en dos cosas: en que es una 'asignatura pendiente' y en que 'algo hay que inventar'.

Un comité de las regiones

El Comité de las Regiones es una organización consultiva muy devaluada que los ciudadanos europeos desconocen. La componen 222 miembros y en ella están representadas las regiones y los ayuntamientos. Casi con toda probabilidad, el presidente de la Generalitat valenciana, Eduardo Zaplana, será su presidente a partir de febrero. Este comité elabora informes que pocos leen y es tan inoperante que las regiones con capacidad legislativa, entre las que están Cataluña y País Vasco, ya han celebrado dos reuniones en lo que podría ser una organización paralela que pretende tener peso real en Europa. España está preparando un proyecto de ley para articular la representación regional en las instituciones europeas. Frente a lo que muchos ven como una complicación añadida a la maquinaria de las instituciones comunitarias, Bélgica defiende las ventajas. 'Jorge Semprún nos dijo que le daba envidia nuestro sistema', asegura la portavoz de François-Xavier de Donnea, presidente de la región Bruselas-Capital. 'Dice que le hubiera gustado contar con la ayuda de los responsables de Cultura de las comunidades para negociar en Europa porque él no era el único representante de la Cultura española'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de diciembre de 2001

Más información