Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia estrena su primer ejercicio en Bolsa con una reducción de los beneficios del 75%

Fomento multa a la empresa con 137.030 euros por suspender sus vuelos el pasado 13 de julio

'El año 2001 fue difícil, muy muy difícil'. El presidente de Iberia, Xabier de Irala, comenzó ayer la presentación de los resultados del pasado año poniendo la venda. El Grupo Iberia, que salió a Bolsa en abril de 2001, obtuvo un beneficio neto de 50,19 millones de euros (8.351 millones de pesetas), lo que supone un descenso del 75% sobre el del año anterior. El resultado de explotación cayó un 92,5% hasta 4,90 millones de euros. El mal año, crítico para todo el sector, tuvo en Iberia un factor específico en la huelga de pilotos. Precisamente, ayer Fomento anunció una multa de 137.030 euros a la empresa por la suspensión de vuelos el 13 de julio.

Los resultados extraordinarios han salvado un ejercicio 'lleno de obstáculos internos y externos' en palabras de Irala. Iberia ha aprovechado el último año que le queda del crédito fiscal (reducción de pago de impuestos debido a las pérdidas continuadas de varios años) para al menos dar 50,19 millones de euros de beneficios.

El presidente de Iberia reconoció que el año comenzó con buenas perspectivas, pero que un cúmulo de incidencias trastocaron tanto al sector aéreo como a Iberia. 'La huelga de celo de los pilotos en plena salida a bolsa en marzo de 2001, la desaceleración económica y desinfle bursátil, la huelga de pilotos en verano, la paralización de los vuelos, el Plan de Contingencia y los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, han marcado un ejercicio singular que, no obstante, hemos salvado con beneficio', recalcó.

Los acontecimientos del 11 de septiembre dieron la puntilla a un año que hasta entonces iba 'razonablemente bien'. Las primeras estimaciones después de los atentados eran de unas pérdidas netas de entre 4.000 y 8.000 millones de pesetas.

'Tuvimos que reaccionar con rapidez y redujimos la capacidad de vuelo el 11%, presentamos un expediente de regulación de empleo para 2.515 empleados , cancelamos nuestros contratos de alquiler de aviones con otras empresas, y aplazamos la compra de nuevos aparatos', subrayó Irala. Luego recordó que el plan de ahorro de costes para 2002 y 2003 es de 108 millones de euros (18.000 millones de pesetas) se está cumpliendo a rajatabla. El plan de reducción de costes es la tabla de salvación de la empresa, a juicio de su presidente que no quiso aventurar ninguna predicción de resultados para este año. 'Hemos hecho un presupuesto muy prudente en ingresos para 2002, lo que junto al fuerte recorte de gastos, puede poner a la empresa de nuevo en los anteriores niveles de rentabilidad', dijo. No obstante, Irala definió al actual año como un ejercicio de 'gran incertidumbre', cuya evolución está ligada a la marcha de las principales economías del mundo y a su posible reactivación.

Uno de los frentes en los que la empresa quiere reducir costes es en las comisiones que la compañía paga a las agencias de viaje. Iberia pretende recortar un 15% estas comisiones, que el pasado año ascendieron a 56.000 millones de pesetas (336 millones de euros).

El Grupo Iberia tuvo unos ingresos de 4.735,9 millones de euros (787.990 millones de pesetas), un 5,5% superiores al 2000. La demanda total creció el 3,3%, dos puntos por debajo del ritmo de crecimiento que venía manteniendo hasta septiembre, y los gastos fueron de 4.731 millones de euros, un 7% superiores al 2000.

El gasto en combustible, por otra parte, aumentó el 10,5% (bajó el crudo desde septiembre) aunque la previsión inicial era una subida del 20% para el año. Por contra, el incremento de los seguros supuso en el cuarto trimestre un gasto no previsto de 18 millones de euros (3.000 millones de pesetas) como consecuencia de los atentados de Nueva York.

Conflicto con los pilotos

Precisamente, mientras Irala presentaba los resultados, Fomento anunciaba que había multado a la empresa por haber suspendido ' de forma unilateral' los vuelos en la noche del pasado 13 de julio. La multa asciende a 137.030 euros (22,79 millones de pesetas). Irala señaló al respecto que el ministerio ha cumplido con su función y defendió que 'no tenía otra salida en ese momento'. Para Iberia, que recurrirá la sanción, 'hoy es un tema menor, hay otros más importantes'.

La decisión de suspender los vuelos se produjo tras la dimisión de la práctica totalidad de los pilotos con responsabilidades en la operativa de la compañía, lo que a juicio de Irala no garantizaba suficientemente la seguridad.

El sindicato de pilotos SEPLA informó en un comunicado que la decisión de Fomento deja en entredicho a la empresa. Añade el comunicado que 'es lamentable que tanto la dirección de Iberia como la dirección de Operaciones sigan sin asumir sus responsabilidades'. Además, informan que el 30 de septiembre pasado presentaron en Fomento 1.500 firmas de pilotos de Iberia (más del el 80%) para que la compañía destituya al director de Operaciones, sin ningún éxito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2002