Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zugaza concibe el Prado como un museo abierto a la sociedad

El historiador del arte Miguel Zugaza (Durango, Vizcaya, 1964) prometió ayer el cargo de director del Museo del Prado ante el cuadro El lavatorio, de Tintoretto, y en presencia de la ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo; el secretario de Estado Luis Alberto de Cuenca, y la mayoría de los miembros del patronato, con el presidente, Eduardo Serra.

Al acto no fue invitado el director anterior, Fernando Checa, que presentó su dimisión el 27 de noviembre por diferencias con Eduardo Serra. Checa no recibió comunicación de la toma de posesión por parte de Cultura o el patronato, por lo que decidió no aplazar un viaje profesional a París. En la toma de posesión de Checa, en 1996, asistió el presidente Aznar, dos ministras y el director anterior, José María Luzón.

En su breve intervención, Miguel Zugaza señaló que el Prado tiene en los próximos años importantes retos, como la ampliación y la modernización en el modelo de gestión, para convertirse en una institución actualizada según demanda su prestigio. Tiene la intención de avanzar en los 'ambiciosos proyectos' de un museo abierto a la sociedad y que implican a los profesionales, a los que ofreció su 'estrecha colaboración'.

Pilar del Castillo, tras referirse a la labor y dedicación durante cinco años y medio del director anterior, Fernando Checa, afirmó que se está en un momento muy esperanzador para el futuro, con la ampliación y los instrumentos de gestión modernizados. De Zugaza dijo que es 'la persona más idónea de estos momentos', por su juventud, su empuje y capacidad de gestión.

Zugaza, al final del acto, comentó que está de acuerdo con el nuevo organigrama y las tres áreas de subdirección, nuevos cargos que se podrían ocupar con personas de fuera del museo. 'Lo que cobra un director general', respondió sobre su sueldo. Otras fuentes señalan que al rango de director general (sueldo bruto de 8,5 millones de pesetas) se ha podido añadir hasta los 13 millones, sueldo que tenía en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Despedida de Marsillach

A preguntas de los periodistas, Pilar del Castillo justificó su ausencia el martes en la despedida de Adolfo Marsillach, porque tenía contraído desde hace tiempo el compromiso de estar presente en el Paraninfo de la Universidad de Granada con 200 personas. La ministra señaló que pone el ministerio a disposición de cualquier necesidad que pueda tener la familia de Marsillach, de quien recordó sus importantes contribuciones en el teatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de enero de 2002