Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La extrema parcelación agraria convierte al campo valenciano en el más minifundista de España

La Comunidad cuenta con las explotaciones agrarias más pequeñas de España, con una media de 7,4 hectáreas, según datos del censo agrario de 1999 hecho público ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La media española es de 23,6 hectáreas por explotación y Aragón, con 51,8 hectáreas por parcela es la autonomía donde la explotación media es de mayor extensión.

Por provincias, la de Valencia es la segunda en España con explotaciones de menor tamaño y una media de 6,1 hectáreas. En Alicante, este cifra es de 7,2 hectáreas y de 11,2 en los campos de Castellón.

Los datos del INE ponen el dedo sobre la llaga del campo valenciano. La excesiva parcelación resta competitividad a la actividad agraria y para invertir esta tendencia el sector pide una normativa decidida que promueva la reagrupación parcelaria. El Consell baraja desde hace meses un borrador de ley de ordenación agraria que, entre otros aspectos, debería marcar las políticas para favorecer esta reagrupación de tierras. Atendiendo a los datos de la superficie agraria utilizada por explotación, el campo valenciano vuelve a situarse en posiciones de cola, con una media de 3,3 hectáreas y sólo por delante de Galicia, con 2,6 hectáreas.

Los datos del censo abundan en el acusado sistema minifundista valenciano. El registro indica que la Comunidad es la tercera autonomía en número de explotaciones agrarias, con 227.676, sólo por detrás de Andalucía y Galicia. La superficie total censada suma 1.689.000 hectáreas, un apartado en el que se incluyen las tierras labradas (620.545 hectáreas) y los pastos permanentes ( 126.000 hectáreas). De ese total, 1,5 millones de hectáreas funcionan en régimen de propiedad y algo más de 108.000 lo hacen en arrendamiento.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística también indican que 84.655 personas trabajan habitualmente en el campo valenciano, menos de la mitad que los que se dedican a esta actividad en Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002