Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El titanio resiste el tirón

El 11-S sólo roza al Guggenheim, que aportó al PIB vasco 168 millones

La caída del turismo en España, agudizada por los atentados del 11 de septiembre en EE UU, apenas ha afectado al Museo Guggenheim Bilbao. El número de visitantes procedentes de este país y Canadá cayó del 10% al 8% en el último trimestre de 2001, un año en el que el museo consiguió una autofinanciación del 72,76% y generó una riqueza de 168 millones de euros.

El titanio atrae al dinero. El Museo Guggenheim Bilbao, un proyecto muy contestado en sus inicios, ha acallado las voces críticas con sus resultados económicos. En 1998, 1,3 millones de personas visitaron el museo de titanio diseñado por Frank Gehry y, desde su inauguración en octubre de 1997, el Guggenheim ha generado una riqueza de 654,4 millones de euros y ha aportado a las delegaciones de Hacienda vascas 117,5 milones de euros.

El Museo Guggenheim ha aguantado el descenso del turismo que ha sufrido Euskadi, especialmente tras la ruptura de la tregua, en diciembre de 1999. El año 2001 ha significado superar una nueva prueba. El cataclismo que han supuesto para el sector turístico los atentados del 11 de septiembre y la crisis internacional posterior apenas ha rozado al Guggenheim. Pese a la fatídica fecha, el museo ha arrojado 'resultados satisfactorios, especialmente tras el descenso general sufrido por el sector turístico en España, agudizado tras el atentando de Nueva York', destaca Juan Ignacio Vidarte, director del centro artístico.

En el último trimestre del año pasado, el número de visitantes procedentes de EE UU y Canadá cayó dos puntos porcentuales, hasta situarse en el 8%. Euskadi sólo aporta el 17% del público que se acerca hasta el impactante edificio. Seis de cada siete visitantes del Guggenheim son de fuera de Euskadi y uno de cada dos es extranjero.

El año pasado se redujo el número de visitantes al museo, pasando de los 975.000 del año 2000 a 930.000, siguiendo la tónica de los ejercicios anteriores. En la pinacoteca consideran lógica esta bajada y de hecho, mantienen que 'en nuestro caso, el factor de apertura, que siempre influye en el número de visitantes, ha durado mucho tiempo. Ahora estamos ya en velocidad de crucero', asegura la portavoz, Alicia Martínez.

La caída de público ha conllevado una reducción del gasto directo generado por la actividad del museo, una partida en la que se incluyen desde las entradas al museo hasta el dinero que se gastan los visitantes en comida, compras y alojamiento. En 2001, el gasto directo alcanzó los 149,72 millones de euros. El Guggenheim aportó al PIB vasco 168,3 millones de euros y unos ingresos adicionales a las Haciendas forales de 26,9 millones de euros.

El presupuesto para 2001 era de 26,06 millones de euros y el nivel de autofinanciación era del 74,6%. Finalmente, el propio museo ha cubierto el 72,76% de los gastos. Para este ejercicio, el presupuesto es de 28,45 millones de euros. En la partida de ingresos, el 29% se espera que provenga de la venta de entradas y de la tienda del museo; el 44,5%, de los 14.076 amigos del museo, de las 140 empresas del programa miembros corporativos, del patrocinio de exposiciones y del alquiler de espacios; y el 26,5% restante, de las subvenciones públicas. En la partida de gastos, la programación del museo supondrá el 31,8%, los salarios y otros capítulos, el 41,1%, y los gastos de funcionamiento, el 27,1%.

El Guggenheim Bilbao mantiene su objetivo de alcanzar este año, de nuevo, como en 1998 y 1999, la mágica cifra del millón de visitantes. 'Nuestro objetivo es ambicioso pero también es ambiciosa la programación que hemos creado', destaca Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002