Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las antenas a 100 metros de colegios y hospitales deben reducir sus emisiones

Una orden establece que ingenieros independientes revisen anualmente las instalaciones

Los operadores de antenas de telefonía tanto fijas como móviles que estén a menos de cien metros de un 'sitio sensible' (guarderías, colegios, institutos, centros sanitarios, parques y residencias o centros geriátricos) deberán 'minimizar' sus emisiones y demostrarlo técnicamente. Así lo establece una orden del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que aplica esta restricción, de aplicación inmediata, a todas las instalaciones situadas en zonas urbanas. Las antenas cercanas al colegio público Antonio García Quintana, de Valladolid, están dentro de este radio.

La limitación de emisiones será controlada por ingenieros de telecomunicación, según la orden publicada el sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La medida, que desarrolla los planteamientos del Real Decreto sobre emisiones radioeléctricas de septiembre pasado, llega en plena polémica por los cuatro casos de cáncer infantil detectados en 15 meses entre alumnos del colegio público Antonio García Quintana de Valladolid. El límite de la reducción de potencia de las emisiones que impone la orden será el que determinen los técnicos y luego vise el Ministerio de Cienca, aunque se 'asegurará el servicio y la cobertura', de acuerdo con una portavoz del Ministerio de Ciencia y Tecnología. En todas las certificaciones se deberá medir y hacer constar expresamente el nivel de emisiones en estos 'lugares sensibles'.

El Ministerio de Ciencia se apresuró a explicar ayer que si se hace mención expresa a estos 'lugares sensibles' y se obliga a minimizar las emisiones de su entorno es por 'simple precaución'. Tanto el Ministerio como las empresas del sector insistieron en que las antenas emiten por debajo de los límtes establecidos en el Real Decreto 1066/2001 del 28 de septiembre, y que por lo tanto son seguras para la salud. 'Se trata de una recomendación del Ministerio de Sanidad', matizaron fuentes oficiales.

'Como ante el televisor'

La titular del departamento, Anna Birulés, justificó esta decisión aduciendo que 'se sigue el mismo criterio' que cuando se intenta 'que los niños no estén demasiadas horas frente al televisor'. 'En todo caso, se pondrá en peligro la salud mental' de los menores, respondió el presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación, Alejandro Perales.

De acuerdo con la orden, se vigilarán especialmente las emisiones de las antenas situadas en las azoteas de edificios, que no deberán incidir en sus habitantes. En todos los casos, los ingenieros encargados de la revisión deberán levantar un plano de la zona de influencia de las antenas, indicando los posibles lugares sensibles que se encuentren bajo el haz de emisión.

La orden ministerial prevé que la revisión de las instalaciones sea anual. También considera que cuando haya una agrupación de antenas, habrá que tener en cuenta el posible efecto de la concentración de las emisiones.

El Comité para el desarrollo de las infraestructuras de las telecomunicaciones, que agrupa a los fabricantes y operadores de telefonía, no quiso evaluar ayer la orden 'hasta no estudiarla a fondo'.

El comité sí que se manifestó cerca de algunas propuestas municipales de prohibir las antenas en el caso urbano. 'Plantear la eliminación de las antenas de las ciudades y su sustitución por unas pocas de gran potencia podría suponer el colapso absoluto del sistema de comunicaciones móviles', afirmaron. Además, estas antenas tendrían que aumentar su potencia, con lo que se incrementaría su riesgo para la salud. Como afirma el asesor del Ministerio de Sanidad y de la UE Juan Represa, 'lo mejor sería que hubiera muchas antenas cerca unas de otras, para que pudieran emitir con menos potencia'.

Por otro lado, 208 alumnos y un trabajador del colegio público García Quintana de Valladolid han solicitado ya cita para ser sometidos al reconocimiento médico establecido por la Comisión de Expertos que investiga los casos de cáncer infantil, según informa Francisco Forjas. Las pruebas médicas comenzarán el lunes 21 de enero. La Comisión consideró la semana pasada 'harto improbable' que los cuatro casos de cáncer infantil detectados en el colegio fueran el resultados de las emisiones de las antenas de telefonía del edificio cercano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2002