Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN ARGENTINA

Trabajar gratis varios meses para afrontar la crisis

'Si queremos que las cosas salgan bien, nosotros también vamos a tener que asumir los costos'. Con este prólogo Eduardo Duhalde deslizó a sus íntimos colaboradores la última propuesta para reducir el gasto público y el coste de la política. El presidente argentino propone que los funcionarios trabajen gratis durante un período de entre tres y seis meses, según publicó el diario La Nación, que asegura que Duhalde reivindica el voluntariado como una buena forma de enfrentar la crisis. Se trata de dar ejemplo, dice el primer mandatario, que en las próximas semanas tendrá que presentar el presupuesto para el 2002, pendiente de aprobación.

La moratoria en el cobro de salarios incluiría a ministros, secretarios de Estado y a funcionarios de los poderes legislativo y judicial. La propuesta ha generado opiniones para todos los gustos y ha puesto los pelos de punta a más de uno. Un futuro integrante del Gabinete advirtió que difícilmente podría crear un equipo de colaboradores eficaz, de secretarios y subsecretarios, con la atractiva propuesta de no cobrar durante seis meses. Probablemente el patriotismo no llegue a tanto en Argentina.

Otra de las opiniones consultadas valoraba positivamente la propuesta, 'que responde al reclamo de la opinión pública', pero la consideraba insostenible en el tiempo. Más directamente, un oyente de una emisora de radio dijo que dejar sin cobrar a los políticos equivaldría a abrirles de par en par 'las puertas para que roben sin ningún escrúpulo'.

Como alternativa a la drástica propuesta presidencial, que tiene más ribetes de populismo que de realismo, algunos colaboradores del presidente estarían trabajando en la idea de mantener por tiempo indefinido el techo de 3.000 pesos mensuales para los funcionarios y ofrecer a los cargos públicos que lo deseen la posibilidad de donar voluntariamente su sueldo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 2002