Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anesvad deja la Coordinadora de ONG tras negarse a moderar sus anuncios

El organismo cree que estas campañas transgreden los límites éticos

La organización no gubernamental Anesvad (145.000 socios), conocida por sus agresivos anuncios, ha abandonado la Coordinadora de ONG tras negarse a moderar su estilo de publicidad. Para la Coordinadora, los anuncios de Anesvad (incluido el último sobre la lepra) vulneran el código de conducta pactado por las ONG, al estigmatizar al enfermo y buscar la donación mediante el sentimiento de culpa. Anesvad sostiene que con campañas menos crudas han obtenido menor éxito.

Con imágenes de tierra quemadas y de leprosos, el anuncio televisivo dice: 'Brasil debe tomar serias medidas contra la deforestación... o sus enfermos de lepra se quedarán sin un lugar donde ocultarse. En el mundo hay siete millones de enfermos discriminados y Brasil es el segundo país con más casos. Ayúdanos a detener la lepra. Hazte socio de Anesvad'.

'No queremos agredir', dice Andrés Ginés, responsable de comunicación de Anesvad. 'Ni criticar al Gobierno de Brasil, donde trabajamos. Después del 27 de enero, Día Mundial de la Lepra, quitaremos del anuncio toda referencia a deforestación y a ocultamiento de enfermos'. La campaña de Anesvad está realizada por la agencia Remo-Asatsu. 'Desarrollan la idea creativa, a partir de la témática que les presentamos', dice Ginés. 'Ha costado 185 millones de pesetas, para TV, radio, prensa e internet'. Anesvad declara 145.000 socios. Según el Directorio de ONG publicado, tiene casi 95.000. El 92% de sus ingresos son privados e igual porcentaje de su personal es contratado

Los desacuerdos son antiguos. Anesvad fue en 1999 una de las organizaciones que produjeron una crisis en la CONGDE al colaborar con la marca de tabaco Fortuna. Luego esas ONG decidieron no aceptar más fondos de tabacaleras. En la asamblea de la CONGDE en marzo se planteó expulsar a Anesvad, pero finalmente se acordó que una comisión trabajaría con la ONG para aproximar sus puntos de vista al código ético. Se reunió en mayo, y en junio comunicó a Anesvad sus críticas: 'El tratamiento de las imágenes en la úlcera de Buruli, la lepra y la explotación sexual infantil no respeta la dignidad de las personas que aparecen, dolientes, sufrientes y desvalidas. Dañan la sensibilidad de los espectadores, sobre los que recae un sentimiento de culpabilidad (...) Por otra parte se utilizan imágenes de menores cuando nuestra propia legislación defiende el derecho a la intimidad'.

En julio la comisión se reunió con Anesvad y elaboró un informe que recalca que 'las acciones de comunicación, como recoge el Código de Conducta, tienen que tener como principal objetivo la educación y sensibilización para el desarrollo (...) La comunicación no debe ser a cualquier precio'. El documento recuerda que el código recomienda 'evitar imágenes catastróficas, idílicas, generalizadoras y discriminatorias'.

Según el informe, 'los representantes de Anesvad se mostraron abiertos al diálogo pero, al mismo tiempo, mostraron una gran seguridad en sus líneas de trabajo afirmando, por ejemplo, que 'la sociedad y Anesvad van por un lado y la CONGDE por otro' o que 'después de 32 años de trabajo no tenemos que aprender de nadie''. El informe indica que Anesvad manifestó que 'generar un sentimiento de culpa, mostrar la realidad cruda por encima del derecho a la dignidad e intimidad de las personas, o el protagonismo asumido por miembros de la organización forman parte expresa de su estrategia de comunicación'. Anesvad señaló, según el documento, que al trabajar 'con imágenes menos crudas la campaña no había tenido tanto éxito' y que 'si bien se podía incitar a la conmiseración y culpabilidad en los receptores, éstos, en parte, son culpables de la situación y ésta es una forma de invitar a la reflexión'.

Tras el abandono de Anesvad la comisión emitió un comunicado: 'Una vez que Anesvad ha dedido abandonar la Coordinadora, la comisión no tiene posibilidad de continuar este diálogo constructivo, pero no podemos menos que manifestar nuestra discrepancia con su nueva campaña'. Anesvad insiste en que coparte el ideario de la Coordinadora: 'Queríamos haber discutido en la comisión si esta campaña encajaba, y no hemos visto voluntad de volver a reunirnos'.

La asociación Fontilles, especializada en la lepra, manifestó a la CONGDE el pasado día 12 su 'total rechazo a este tipo de propaganda que no refleja la realidad de la enfermedad y que alimenta un rechazo y un estigma contra el que luchamos'.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en España hay 185 enfermos y en Brasil 43.000. En el mundo, hubo 600.000 casos en 2001 y los afectados por secuelas de la lepra son entre 2 y 3 millones.

'Niñas sumisas' y huesos roídos

Entre las campañas de Anesvad criticadas por la comisión ética de la Coordinadora de ONG destaca la de lucha contra la explotación infantil. El 1 de octubre Anesvad lanzó en internet Nymphasex, campaña producida por la consultora Agoranet que anunciaba una nueva página web de pornografía infantil. El objetivo de Anesvad en esa web era el contrario: combatir en la red. Recibió 6.000 visitas y casi 200 personas dejaron su correo electrónico para recibir información sobre los progresos de la página, que ofrecería distintos servicios a partir del día 16. Ese día, la web reveló su objetivo real.

Criterio similar inspira la publicidad contra la explotación sexual infantil que Anesvad ofrece en la red: 10 tipos de anuncios, cada uno formado por varios banner (tira publicitaria animada). Con el título Sumisas y con una foto de cinco niñas se lee: 'Niñas inexpertas / dispuestas a todo / sólo para ti / sumisas'. Luego el mensaje gira: 'Los malos tratos anulan su voluntad. Reacciona. Anesvad contra la explotación sexual infantil'. Tono parecido tiene el anuncio Gratis: 'Más de 1.000 lolitas!!! / totalmente reales!!! / GRATIS!!! / Ellas sufren, otros se enriquecen!!! Reacciona!!!'.

Ha habido otras campañas de Anesvad sonadas, como la de la úlcera de Buruli: mostraba africanos con carne y huesos roídos por esta enfermedad, y contraponía las imágenes con referencias a la liposucción, familiar en el mundo desarrollado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2002

Más información