Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

La clave está en el cajero

La introducción del 70% del efectivo en euros depende de estas máquinas, que dispensarán euros o pesetas a partir del 1 de enero

Con la última de las 12 campanadas que anunciarán el estreno del nuevo año, y del euro, se iniciará un complejo proceso técnico que transformará los cajeros de pesetas a euros. En 24 horas, al menos dos de cada tres máquinas dispensarán billetes en la nueva moneda europea. Y, si se cumple el calendario previsto, todas estarán adaptadas a mediados de enero. Los cajeros son una de las claves de la introducción del euro en España: a través de ellos se consigue el 70% del dinero en efectivo.

Desde de las 00.00 horas del 1 de enero, los ciudadanos podrán tocar los primeros euros en billetes, casi todos de 10, 20 y 50. Pero este dinero habrá llegado a los cajeros algunas horas antes. A lo largo del 31 de diciembre, los empleados de bancos y cajas de ahorros cargarán euros en algunas de estas máquinas, que suelen tener entre dos y cuatro cajetines. Éstos almacenan los billetes y han sido preparados durante los últimos meses para albergar tanto billetes de una como de la otra moneda. Los responsables de abastecer de dinero a los cajeros introducirán pesetas en la mitad de los cajetines y euros en el resto durante el último día del año. Los cajetines de euros, sin embargo, estarán bloqueados hasta la hora h..

El 15 de enero, todos los cajeros de los 12 países de la zona euro estarán adaptados

Orden de activación

A partir de la medianoche del 1 de enero, desde las centrales de bancos y cajas se irán activando los cajeros, uno a uno, para que trabajen en euros, según explica uno de los encargados de diseñar la operación para un banco. Se inutilizará el cajetín con las pesetas y se dará luz verde al que contiene euros. Se cambiará el software y en la pantalla aparecerán las cantidades en la nueva moneda. Durante las primeras horas, sólo el 10% de los cajeros dará euros, según las estimaciones de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

Este proceso se irá repitiendo a lo largo de la noche y durante todo el día 1 y 2, poco a poco, según la estrategia y necesidades de cada banco y caja. Se calcula que cerca del 80% ya despache euros en el segundo día del año. El resto se adaptará en los siguientes días. En teoría, el 6 de enero todos los cajeros servirán euros o, a más tardar, a mediados de mes.

La máxima es que un cajero dará euros o pesetas. Técnicamente es imposible combinar ambas monedas en una misma máquina, puntualizan los que conocen su funcionamiento. Bancos y cajas recuerdan que, si un ciudadano no encuentra cajeros en euros en los primeros días, no debe preocuparse, porque las pesetas son de curso legal hasta el 28 de febrero. Y los que tengan un deseo irremediable de tocar billetes de euros en las primeras horas de vida física de la nueva moneda, deberán probar suerte en los cajeros situados en las zonas más céntricas de las ciudades, donde existen más posibilidades de encontrarlos. Otra pista: algunas entidades que disponen de más de un cajero exterior en la misma oficina han elegido que unos den euros y otros pesetas, por lo que será muy probable encontrar euros cuando se den estas condiciones.

Los cajeros están considerados como una de las claves del éxito de la adopción del euro. Son los preferidos por los consumidores para conseguir dinero en metálico, el 70% del efectivo se extrae del cajero, en un país en el que apenas el 10% de las compras se paga con tarjeta de crédito o débito, pero que cuenta con una de las redes de cajeros más pobladas de la Unión Europea (45.000 unidades).

Las entidades de crédito se han comprometido, tanto con el Banco de España como con el Ministerio de Economía, a realizar los esfuerzos necesarios para que el 85% de los billetes que suministren sus cajeros estén disponibles en euros antes del 6 de enero de 2002. Bancos y cajas aseguran que todo ha sido calculado al detalle para evitar el caos que supondrá la entrada del euro vaticinado por los más pesimistas. 'Estamos preparados para lo peor, porque no sabemos cómo va a reaccionar el público', indican fuentes oficiales de la CECA, que aseguran que 'en una gran parte de los cajeros habrá euros'.

Los billetes de 10 y de 20 euros serán los preferidos, combinados con los de 50 y, en menor medida, con los de cinco euros. Los billetes de 100 tampoco serán habituales. No está previsto que los cajeros alberguen billetes de 200 y 500 euros, según informan en la Asociación Española de Banca (AEB). Aunque el 2% de las sucursales bancarias abrirá sus puertas el primer día del año para cubrir emergencias de efectivo, a los 600.000 pequeños comerciantes registrados en España les preocupa quedarse cortos de cambio.

'Nos habría gustado que se dieran más billetes de cinco euros, pero entendemos que esto representa algunos problemas técnicos', reconocen en la Confederación Española de Comercio. No obstante, confían en compensar la falta de billetes pequeños con las monedas de uno y dos euros y recomiendan que los cajeros no dispensen billetes de 10.000 pesetas en los últimos días de diciembre para evitar problemas con las vueltas que, según las recomendaciones oficiales, tendrán que darse en euros desde el primer día, con independencia de la moneda de pago. Los cajeros en euros también tendrán límites. Ahora, muchos cajeros restringen a un tope de 50.000 pesetas la cantidad que se puede extraer. Con la nueva moneda, si se mantiene este máximo, la limitación será de 300 euros.

En el resto de los 12 países de la zona euro, el proceso de cambio a euros de los cajeros es similar al español, pero habrá tres velocidades. Alemania, Bélgica, Luxemburgo y Austria tienen previsto adaptar los equipos de forma inmediata (cerca del 100% el primer día del año). Casi inmediata, según las previsiones, será en Francia, Holanda, España, Italia e Irlanda (entre un 75% y casi un 95% acabado el 1 de enero). Portugal y Finlandia han optado por una vía más lenta: sólo el 54% y el 25%, respectivamente, durante las primeras 24 horas. En cualquier caso, el 15 de enero estarán todos adaptados.

Lo esencial del euro

- ¿Son útiles las eurocalculadoras?

Los primeros días darán absoluta seguridad al ciudadano para hacer la conversión exacta, en especial las calculadoras de doble ventana que hacen el cambio inmediato de una moneda a otra. Esas eurocalculadoras están a la venta en la red de comercios a un precio en torno a las 700 pesetas.

- ¿Los billetes tienen el mismo tamaño que los actuales?

Los de valor más elevado son mayores, en especial los de 500 euros (83.193 pesetas). Algunos fabricantes de billeteros ya lo han previsto y han sacado al mercado modelos especiales para el estreno de la moneda única.

- ¿La nómina del mes de enero va a ser diferente?

Ya hace meses que las empresas elaboran las nóminas informando a sus trabajadores con la doble denominación de su sueldo, primero en pesetas y al lado en euros. Lo que sí se debe comprobar es que no hay errores en las nuevas nóminas, y que no contengan cambios salvo los relacionados con la subida anual.

- ¿Es una alternativa la tarjeta de crédito?

Si los ciudadanos tienen alguna dificultad para conseguir los nuevos billetes en las oficinas bancarias o en los cajeros automátivos, el uso de la tarjeta de crédito será una alternativa muy práctica. A partir del 1 de enero todas las compras que se paguen con ella se cargarán en la correspondiente cuenta en euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de diciembre de 2001

Más información