Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FALTAN 10 DÍAS

Los europeos agotan en una sola semana el 70% de 'euromonederos' puestos a la venta

La banca advierte del riesgo de que los cajeros se queden sin billetes los primeros días de 2002

Bruselas / Madrid

La fría recepción del euro por parte de los mercados de divisas cuando se creó, hace tres años, dista mucho del estusiasmo con el que los ciudadanos han recibido las primeras monedas. Dos de cada tres euromonederos puestos a disposición del público para que se familiarice con el dinero que tendrá que manejar en 10 días se han vendido en la primera semana, según la Comisión Europea. Mientras los europeos hacen acopio de euros, la Federación Europea de Banca ha advertido del riesgo de que los cajeros automáticos se queden sin billetes en los primeros días del estreno físico de la nueva divisa.

Unos más y otros menos, los ciudadanos de los 12 países de la zona euro se han lanzado a buscar las nuevas monedas, que se empezaron a vender entre el 14 y el 17 de diciembre. En total, cerca de 3.600 millones de piezas, por un valor de 1.360 millones de euros, ya están en los bolsillos de los ciudadanos, es decir, unas 12 monedas por habitante. 'Es un signo positivo que los europeos estén orgullosos de adquirir nuestra nueva moneda', indicó ayer el comisario de Asuntos Monetarios, Pedro Solbes.

Muchos han hecho cola frente a bancos, oficinas de Correos, gasolineras y grandes superficies -los puntos de venta difieren según países- para ser de los primeros en examinar las nuevas monedas. Las reservas de euromonederos se han agotado (o casi) en Portugal, Finlandia, Luxemburgo e, incluso, en Alemania, donde hay mucha resistencia al abandono del marco. Para satisfacer la nueva demanda, los bancos centrales alemán y portugués han sido autorizados a poner en el mercado nuevas remesas de monedas.

En España, donde sólo se pueden comprar en bancos y cajas, el euromonedero ha suscitado un entusiasmo relativo: se han agotado en algunas sucursales, pero 'sobran' bolsitas (43 monedas por un valor de 12,02 euros) en la mayoría, según fuentes del sector. A diferencia de otros países, en España aún no se han proporcionado cifras oficiales y públicas sobre la evolución de la venta de los 24 millones de euromonederos que se pusieron a disposición del público.

Mercado real y virtual

Holanda, Irlanda, Grecia y Bélgica también han vendido alrededor de dos tercios de los monederos. En toda la zona euro se han vendido 122 millones de unidades, una acogida bastante más cálida que la proporcionada por los mercados de divisas. Desde que el euro entró en vigor, sólo como moneda virtual, el 1 de enero 1999, ha perdido un 24% de su valor frente al dólar.

La venta anticipada, cuyo objetivo es familiarizar a los europeos con el nuevo dinero, ha hecho posible que las monedas de euros fabricadas en un país -cada pieza tiene una cara nacional- se intercambien con otras antes de su puesta en circulación, el 1 de enero. Las sucursales de los bancos españoles en Bruselas, por ejemplo, venden monederos con piezas de Juan Carlos I, Miguel de Cervantes y la fachada de la catedral de Santiago de Compostela.

Mientras los primeros euros se agotan, los banqueros temen que pase lo mismo con los billetes. La Federación Europea de Banca teme que los cajeros se queden sin euros en los primeras semanas del año, algo que dificultaría en gran medida el acceso de los ciudadanos a la nueva moneda, según informaba en su edición de ayer Financial Times. Los banqueros consideran que el éxito de los euromonederos, con miles de personas haciendo cola para conseguirlos, puede repetirse con los billetes. 'El mayor peligro es que haya escasez de efectivo. Este punto tiene que ser controlado', indicó al diario británico Patrick Poncelet, asesor sobre el euro en la asociación europea. Sobre todo, alertan del peligro de que se agoten los billetes de 10 euros, que se encuentran en el grupo de los más utilizados.

Las autoridades europeas han prometido que vigilarán de cerca que los euros lleguen a los bolsillos con normalidad. El sector financiero español confía que la escasez no se produzca en España, que cuenta con una de las redes de cajeros (45.000 unidades) más tupidas de Europa. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que los españoles también son más aficionados a utilizar estas máquinas que el resto: el 70% del efectivo se consigue en el cajero. Las entidades financieras españolas han llegado a un acuerdo con el Ministerio de Economía y el Banco de España por el que se comprometen a cargar los cajeros automáticos con suficientes billetes de 10 y 20 euros. Pactos similares se repiten en el resto de países. Se calcula que entre el 75% y casi el 100% de los cajeros de la zona euro dispensarán billetes en la nueva moneda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2001