Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FALTAN 5 DÍAS

Las principales tiendas y grandes almacenes del Reino Unido aceptarán pagos en euros

Numerosos bancos ofrecen cuentas corrientes y tarjetas de crédito en la moneda única

Los grandes almacenes británicos y muchas tiendas de los puntos más turísticos de Londres aceptarán pagos en euros desde el 1 de enero. Los turistas continentales que quieran gastarse sus primeros euros en las célebres rebajas londinenses podrán hacerlo sin problemas. La penetración de la moneda europea en la economía británica no será significativa desde el punto de vista estadístico, pero puede tener una gran influencia en la batalla política que vivirá el país para decidir si adopta el euro o sigue con la libra. El euro empezará el 1 de enero la conquista del Reino Unido.

La guerra del euro en Gran Bretaña tiene connotaciones muy variadas. Es un asunto políticamente delicadísimo en el que se mezclan argumentos de todo tipo, como el modelo económico del Reino Unido, su particular relación con Estados Unidos y, sobre todo, el eterno problema de su relación con Europa. Pero, más allá de los grandes ejes político-económicos, el uso cotidiano del euro es una de las grandes bazas de que dispone la moneda europea para acabar ganando el pulso a la libra esterlina.

'La introducción de billetes y monedas del euro va a significar un gran cambio también para los británicos, va a ser un hecho en sus vidas cotidianas', afirma Simon Buckby, director de la campaña Britain in Europe, el principal grupo de presión que defiende el ingreso del Reino Unido en la moneda europea.

El euro entrará en Gran Bretaña por dos vías: lo llevarán los millones de continentales que viajan cada año a Londres y otros puntos turísticos cuando las vacas locas, la fiebre aftosa o el terrorismo internacional no lo impiden, y lo llevarán también los millones de británicos que pasan sus vacaciones en el continente, en España sobre todo, pero también en Francia, Grecia o Italia.

Ya ahora los turistas británicos retornan cargados de divisas y muchas tiendas aceptan dólares y varias divisas continentales. Pero con el euro todo eso será distinto, porque es una moneda que multiplica el área de aplicación que tenía hasta ahora cualquiera de las divisas que lo integran: habrá muchísimos más turistas usando euros de los que había hasta ahora utilizando cualquier otra moneda. Y el euro será útil en 12 países, no en uno solo.

Ahorrarse el cambio

Guardarse unas pesetas a la vuelta de España apenas tenía sentido antes, porque nadie sabía cuándo volvería a necesitarlas. Pero guardar euros, una moneda que los británicos podrán utilizar lo mismo para comprar cerveza en Calais que para visitar el Barrio Rojo de Amsterdam o tostarse en la Costa Brava, eso será otra cosa. En menos de cinco años, un 40% de los británicos habrá entrado en contacto con la moneda europea, y eso les ayudará a perder la desconfianza económica y quizá mengüe el miedo político.

No circulan estimaciones serias sobre la cuestión, pero es posible que miles de británicos y de continentales que viven en el Reino Unido acaben abriendo cuentas corrientes en euros para evitarse los costes de cambio. Barclays, Alliance & Leicester, Cater Allen, Abbey National, Lloyds TSB y el Banco de Escocia admiten ya cuentas en euros. Abbey National y Cater Allen tienen tarjetas de crédito en euros, algo particularmente práctico para quienes atraviesen a menudo el canal de la Mancha.

La otra vía de penetración del euro en el Reino Unido será su uso por los visitantes continentales, que será posible en grandes almacenes, pero también en tiendas de zonas turísticas, ciertos aparcamientos y en grandes almacenes. Desde el 1 de enero será posible pagar en euros en tiendas de la cadena Arcadia (que gestiona las marcas Burtons, Dorothy Perkins, Top Shop, Evans, Miss Selfridge, Wallis y otros distribuidores de ropa), Boots, Dixons, Harrods, John Lewis, Marks and Spencer, Selfridges, WH Smith, Tie Rack y Virgin. En algunos casos la compra en euros será posible sólo en determinados locales; otras marcas como Virgin permitirán el uso de euros en todas sus tiendas. Tesco, la mayor cadena de supermercados del país, acepta ya cheques de viaje en euros.

Los aparcamientos NCP llevan dos años adaptando sus cajeros automáticos para aceptar euros y, desde el 1 de enero, los aparcamientos de esta cadena en los mayores aeropuertos británicos aceptarán la moneda europea. La telefónica BT tiene planes para que sus cabinas públicas acepten euros, y tanto BT como Orange, British Petroleum, General Accident y British Gas ofrecen a sus usuarios facturas en euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de diciembre de 2001