Populares y PSE culminan el pacto sobre las cuentas de Vitoria

Mes y medio después de iniciarse las conversaciones, el equipo de gobierno de Vitoria (PP y UA) ha cerrado el proyecto de presupuesto para 2002 con los socialistas. Será el tercer año consecutivo que se firma este pacto, a pesar de que esta vez la negociación ha acarreado más complicaciones a raíz de las múltiples críticas dirigidas desde el PSE al equipo de Alfonso Alonso. Ambas partes explicarán hoy públicamente los detalles del pacto y a partir de esta semana empezarán a contar los plazos hasta la aprobación definitiva del texto, hacia marzo.

Durante la negociación, los socialistas han criticado que 15.000 millones de pesetas del presupuesto anterior estaban pendientes de ejecución y acusaron al primer edil de 'agotamiento'. Para cerrar el acuerdo, han impuesto una serie de condiciones, como invertir 1.000 millones de pesetas en los próximos tres años en modernizar las instalaciones deportivas y de ocio de Gamarra, así como abrir durante los meses de julio y septiembre las escuelas infantiles. Igualmente, y para evitar que se repita el problema de este año, han pedido un sistema de control trimestral de las inversiones.

Más información
Socialistas y PNV dan por cerrado su acuerdo para aprobar los presupuestos forales de Vizcaya

Enmiendas en Diputación

En la Diputación, la otra institución alavesa donde el PP y PSE han acordado los presupuestos del año próximo, mañana concluirán en un pleno los trámites previos para aprobar el texto. Durante los debates en comisión, se han rechazado las 591 enmiendas presentadas por los grupos nacionalistas e Izquierda Unida. En concreto, las enmiendas se repartían así: 278 Batasuna, 179 el PNV, 104 Eusko Alkartasuna y 30 Izquierda Unida.

El grupo juntero del PNV demandaba modificaciones cifradas en 4.775 millones de pesetas, con una crítica centrada en la disminución de recursos para municipios y concejos, así como el descenso de las inversiones. IU, por su parte, auspiciaba 30 medidas parciales que superaban los 5.400 millones de modificación. Su portavoz, José Vicente Cos, acusó al PP y PSE de practicar un rodillo, 'pero con un mal estilo, dedicando sólo un minuto en rebatir cada propuesta que hacíamos'. Para el responsable de EA, Manuel Ibarrondo, la actitud de PP y PSE en el debate ha mostrado 'un complejo de inferioridad' y pidió ayer un relevo en la institución foral.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tanto el equipo de gobierno de Ramón Rabanera como el grupo socialista adelantaron la pasada semana que no se iba a transigir con las enmiendas parciales después de que todas las formaciones pidieran la devolución del presupuesto. Tan sólo admitieron conversar sobre el texto con IU, a petición de este partido. Mañana se aprobará el proyecto en el pleno de ratificación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS