Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FIN DEL TRATADO ABM

EE UU abandona el tratado ABM sellado con la URSS en 1972

Bush abre las puertas al desarrollo del escudo antimisiles

En una decisión histórica que la Casa Blanca hizo coincidir con la difusión del vídeo de Osama Bin Laden, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció ayer la retirada de su país del Tratado de Antimisiles Balísticos (ABM) que Richard Nixon firmó con la antigua Unión Soviética en 1972. De esta manera, Bush libera al Pentágono de las obligaciones del acuerdo y abre las puertas al desarrollo completo de su guerra de las galaxias, un escudo antimisiles que, según Gobiernos como los de Rusia y China, sólo conducirá a una nueva carrera armamentística.

Bush aprovechó el clima de inseguridad interior que ha dejado el 11 septiembre para justificar una decisión que tenía tomada desde que empezó su campaña electoral. 'He llegado a la conclusión de que el tratado ABM impide a nuestro Gobierno desarrollar métodos para proteger a nuestros ciudadanos ante futuros ataques con misiles de terroristas o de Estados enemigos', dijo el presidente en los jardines de la Casa Blanca. No había pasado una hora tras este anuncio -trascendental para el equilibrio armamentístico interna-cional- cuando el Pentágono distribuyó la esperada cinta de vídeo de Bin Laden.

La difusión de esa grabación eclipsó por entero en los medios de comunicación cualquier referencia a la decisión de Bush sobre el tratado ABM. Bush confirmó la retirada del tratado ABM flanqueado por sus secretarios de Estado y Defensa, Colin Powell y Donald Rumsfeld, en una demostración de unanimidad. Powell y Rumsfeld mantenían posturas antagónicas sobre la ruptura del ABM, aunque el presidente se inclinó finalmente por la opción del secretario de Defensa. 'Defender al pueblo estadounidense es mi prioridad como comandante en jefe; no puedo permitir que EE UU permanezca en un tratado que nos impide desarrollar defensas efectivas', aseguró Bush. Es la primera vez que EE UU se retira de un acuerdo de reducción de armamento desde el comienzo de la era nuclear.

En realidad, los expertos juristas y diplomáticos creen que el ABM no impide al Pentágono realizar ensayos del escudo antimisiles aunque prohíba su construcción. Pero Rusia exigía notificaciones previas y acceso a información militar para cada ensayo. Cuando Rumsfeld visitó Moscú a primeros de noviembre, comunicó al Gobierno ruso que si ésa seguía siendo su postura, EE UU se retiraría del acuerdo de forma unilateral. Después, Bush llevó a Putin a su rancho de Tejas, pero sólo consiguió un compromiso frágil del presidente ruso: la promesa de que ambos Gobiernos mantendrían un clima de diálogo a pesar del enfrentamiento en torno al texto del ABM.

'La guerra fría terminó hace tiempo', explicó ayer Bush. 'Hoy dejamos atrás uno de sus últimos vestigios. Pero éste no es un día para mirar atrás, es un día para tener esperanza en la paz y en una mayor prosperidad'. Bush insistió en referirse al presidente ruso como 'mi amigo' al tiempo que garantizaba una relación estable con ese país.

Bush telefoneó a otro gran crítico de esta decisión, el presidente chino Jiang Zemin. Un periodista preguntó al portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, si en el diálogo entre Bush y Jiang surgió la posibilidad de que China aumente su arsenal nuclear como respuesta a la decisión de EE UU; Fleischer reconoció que ese tema 'surgió en la conversación'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2001