Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inmovilizados 86.500 cerdos en 20 comarcas de Cataluña

Ayer se dispararon todas las alarmas entre los ganaderos de Lleida tras conocerse que Agricultura había iniciado el sacrificio preventivo de 2.000 cerdos en dos granjas de Rocafort de Vallbona y Sant Martí de Maldà (Urgell) porque algunos de los animales procedían de la zona caliente de Osona en la que se han declarado tres focos de la enfermedad.

Oficialmente no hay más peste que la de Osona. Sin embargo, la Generalitat ha inmovilizado 86.500 cerdos en explotaciones que han tenido alguna relación comercial con esa comarca desde el pasado 1 de octubre. Según los rastreos realizados, 9.500 lechones fueron a parar a granjas de Lleida (Urgell, Pla d'Urgell, Garrigues, Noguera, Segarra, Solsonés y Segrià); 1.400 a Tarragona (Alt Camp); 25.600 a Girona (Garrotxa, Gironès, la Selva, Baix y Alt Empordà, Pla de l'Estany y Cerdanya) y 50.000 a Barcelona (Bages, Anoia, Berguedà, Vallès Occidental y Maresme). Más de la mitad de estos animales han sido sometidos a analíticas de sangre y de momento no se ha detectado ningún caso positivo.

Las encuestas epidemiológicas han confirmado que de las tres granjas afectadas por la peste, sólo han salido animales hacia otros lugares de Cataluña de la explotación de El Raurell, en el término municipal de Folgueroles: 2.380 cerdos hacia dos explotaciones del Urgell, una del Pla de l'Estany, otra del Gironès y tres del Alt Empordà. Todos estos animales y los que hayan estado en contacto con ellos serán sacrificados.

Por otra parte, el Senado ha aprobado, a petición de las organizaciones agrarias y sindicatos, que los ganaderos no tributen por las indemnizaciones que reciban a partir de ahora por el sacrificio de reproductoras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2001