Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP intenta sin éxito colar en el Senado una subida de 6,5 millones para el fiscal general

El rechazo del PSOE forzó la retirada de la enmienda que subía un 58% el salario de Cardenal

El Gobierno fracasó ayer en su intento de colar por la puerta trasera del debate de enmiendas a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos, en el Senado, una subida de casi el 60% del sueldo del fiscal general del Estado (de 11,5 a 18 millones de pesetas). El PP se inventó a última hora una transación a una de sus propias enmiendas, la relativa a un incentivo salarial destinado a funcionarios judiciales en Euskadi, para plantear un incremento de 6,5 millones específicamente para Jesús Cardenal. El rechazo explícito del PSOE e implícito del resto de grupos forzó la retirada de esa iniciativa.

La enmienda número 1.126 del Grupo Parlamentario Popular en el Senado no había causado en principio ninguna alarma en la oposición. Tan sólo establecía un incremento presupuestario de 2.884.000 euros (casi 500 millones de pesetas) justificado 'para atender a las circunstancias singulares de determinados destinos en las carreras judicial, fiscal y cuerpo de secretarios judiciales, cuya provisión es de especial dificultad'.

Los socialistas creyeron que ese dinero se iba a destinar a incentivos para jueces, fiscales y secretarios en el País Vasco, como anunció el lunes de la semana pasada el ministro de Justicia, Ángel Acebes, para resarcirles en parte de los problemas que sufren para efectuar su trabajo ante las continuas amenazas terroristas. El propio ministro en persona ha llevado directamente la tramitación y el contenido de esa enmienda por orden directa de José María Aznar.

Pagar favores al Gobierno

Pero la sorpresa saltó en la tarde de ayer cuando el PP presentó una enmienda transaccional a su propia enmienda 1.126, para elevar la retribución del fiscal general del Estado hasta 'la cuantía de 108.874,32 euros [18 millones de pesetas] a percibir en doce mensualidades sin derecho a pagas extraordinarias'. Jesús Cardenal, que ahora cobra unos 11,5 millones brutos al año, incrementaba esa nómina en 6,5 millones de pesetas brutas al año, un 58%, es decir algo más de medio millón de pesetas mensuales.

El senador socialista Segundo Bru descalificó la pretendida enmienda transaccional, 'introducida a bote pronto' y la interpretó 'como un modo de compensar a Cardenal por los varios favores hechos al Gobierno, especialmente la no solicitud de imputación del ministro Josep Piqué en el caso Ercros'.

El PP justificó el sentido de su transacción a su propia enmienda apuntando como argumento recurrente que hace tiempo que busca equiparar la retribución del fiscal general del Estado a las del presidente del Tribunal Supremo, a las de los 14 fiscales de sala e incluso a la de su propio jefe de gabinete, que perciben por encima de los 17 millones de pesetas brutas al año. El PP esgrimió, en ese sentido, lo acordado en el artículo 31 de la ley 50/1981, de 30 de diciembre, del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal.

El Gobierno del PP ya intentó, también sin éxito como ahora, equiparar el sueldo de Cardenal al de las máximas instancias judiciales unos meses antes de que concluyese la anterior legislatura.

Lo que el PSOE y los demás grupos de la oposición en el Senado cuestionaron ayer no fue tanto la cantidad del incremento salarial pretendido para Cardenal como la forma con que el gobierno quiso proponerla. Si el objetivo de la equiparación viene de tan lejos, los socialistas y otros partidos no comprenden cómo el Ejecutivo que preside Aznar no incluyó esa partida de forma ordinaria en los presupuestos en su trámite normal en el Congreso, más tarde en las enmiendas, o incluso en la primera fase de discusión de esa ley en el Senado.

La instrucción para introducir la subida salarial a Cardenal partió en la mañana de ayer, un día antes de terminar el proceso de tramitación de la ley de Acompañamiento en la comisión del Senado, desde la secretaría de Estado de Presupuestos, que dirige Elvira Rodríguez, hasta el pasado verano independiente y ahora ponente del XIV Congreso del PP.

El PP quiso recabar ayer a marchas forzadas, además de su propia firma como grupo proponente de esta enmienda, el apoyo de otras tres formaciones necesario para que saliera adelante esa transaccional. Ningún partido prestó esa ayuda. El PP optó por retirar esa enmienda, que no repercutía en nada las mejoras para el resto de los funcinarios judiciales.

Ante esa retirada, el senador Bru anticipó que el PSOE permanecerá atento, 'por si, con el pretexto de la enmienda 1.126, se produce de todos modos una elevación subrepticia de las retribuciones del fiscal general del Estado'. Fuentes próximas a Cardenal lamentaron la retirada de esa iniciativa 'de tapadillo, porque les da vergüenza subir el sueldo al fiscal del Estado'. El salario de Cardenal lleva congelado desde 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 2001