TRÁFICO

El 35% de muertos en carretera son jóvenes

El alcohol, la velocidad y el estado y tipo de vehículo son los principales factores desencadenantes de los accidentes

Cuando despertó sintió una enorme presión en la cabeza. Algo apretaba sus sienes. Enseguida recordó el accidente, la carretera de Valencia, aquellas personas que la sacaron por la ventanilla... Era un domingo, 20 de septiembre de 1987, Mar tenía 25 años e iba de excursión en el asiento del copiloto del coche de un amigo. Llevaba puesto el cinturón de seguridad, pero no había regulado el reposacabezas: 'Lo primero me salvó la vida, lo segundo hizo que varias vértebras seccionaran parte de mi médula'. Estaba en la habitación del hospital tumbada boca arriba y con un aparato que le sujetaba la cabeza y del que colgaban varias pesas, que tiraban de ella fuertemente. 'A ver cuánto tiempo tengo que estar aquí', pensaba entonces. Permanecería en esa postura seis semanas, bajo la mirada desolada y abatida de sus padres, que sabían que no volvería a caminar en toda su vida.

'Los accidentes de tráfico son consecuencia lógica de la conducta que los ocasiona'
'Son los que aceleran con el semáforo ámbar (47%) y no paran en los pasos de cebra (29%)'

Más información

Ella es Mar Cogollos, presidenta de AESLEME (Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal), que dedica la mayor parte de sus esfuerzos a la prevención de las lesiones medulares. Por eso incide especialmente en las provocadas por los accidentes de tráfico. Mar, como un 60% de los aproximadamente 1.000 lesionados medulares que hay en España cada año, debe su tetraplejia a un accidente de tráfico.

Las cifras no mienten, y desgraciadamente, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), un 34,6% de los muertos en carretera son jóvenes mayores de 14 años y menores de 30. El año pasado, en los más de 100.000 accidentes registrados en las carreteras españolas, murieron 5.776 personas: 2.002 tenían entre 15 y 29 años. De hecho, según los mismos informes, los accidentes son la primera causa de fallecimiento prematuro en personas de entre uno y 44 años.

Pero otras 27.764 fueron heridos graves (20% menos que en 1999) y más de 122.000 leves (2% más que en 1999). 'Y es que los accidentes no sólo son importantes por las muertes y lesiones que producen', señala el último estudio realizado por la DGT relativo a las causas de accidentes en jóvenes, 'sino porque ellas se concentran en edades tempranas, principalmente adolescencia y juventud, de modo que reducen los años potenciales de vida y comportan un elevado coste social y económico... Lejos de ser aleatorios e imprevisibles, los accidentes de tráfico son consecuencia lógica e inevitable de la conducta que los ocasiona'.

El estudio sentencia: 'Los accidentes de jóvenes se atribuyen a su falta de pericia y experiencia, ocurren por salidas de la vía durante las noches de los fines de semana, suelen darse con varios ocupantes, en coches viejos con neumáticos desgastados, o en vehículos excesivamente potentes, sin hacer uso de cinturones de seguridad y, en una altísima proporción, se producen bajo los efectos del alcohol'.

El viernes del pasado fin de semana esas conclusiones se hacían realidad: en un coche del Samur (Servicio de Atención Municipal de Urgencia) recorremos las movidas y removidas calles de Madrid. 'Hay una fiesta de woman dj en la universidad de Vicálvaro. De allí saldrán todos cocidos. Veremos a ver qué pasa...', comenta uno de los directivos de guardia del servicio.

La universidad está a tope. Son las 21.00 horas. Cientos de jóvenes se agolpan a sus puertas cortando la circulación para conseguir entrar en el recinto en el que actuarán las explosivas chicas que, a base de baile, les amenizarán la noche. Las bebidas alcohólicas de todos los gustos se consumen en la calle, sentados o de pie. La noche no ha hecho más que empezar. '¡Qué mogollón. Pero parece que está controlado', dice el jefe de guardia al ver varios furgones del Cuerpo Nacional de Policía. 'Vamos a dar una vuelta por el centro', agrega.

Horas más tarde, hacia la 1.00 de la madrugada, la emisora del coche alerta de un 'código 1-2': un accidente de tráfico con dos o más heridos. A ritmo de sirena y luces destelleantes, llegamos al lugar del accidente: en la M-30, a la altura del madrileño barrio de la Elipa. '¡Joder!, está dado la vuelta. Menuda leche', comenta el conductor del Samur al ver el coche que aparece en la fotografía.

Las circunstancias del accidente son exactamente las descritas en el estudio de la DGT: Juan Ignacio, un joven de 24 años, y un amigo suyo venían en un Peugeot 206 nuevecito desde la fiesta de Vicálvaro: 'Yo le veía que iba muy rápido', decía el copiloto al salir de la ambulancia y sin atreverse a dar su nombre, 'pero siempre va rápido y yo confío en él. Menos mal que llevábamos el cinturón y han saltado los airbags. Yo he salido con ayuda, pero él ha salido por abajo, no se cómo', continuaba excitado e intercalando un '¡qué fuerte!' casi entre palabra y palabra.

-Entramos muy fuerte en la curva y nos terminamos subiendo encima de la valla de protección. Habíamos bebido bastante, pero él me dijo que iba bien. ¡Dios!, ¡su padre!'. El chico se queda lívido.

-¿Juan Ignacio?, ¿Juan Ignacio? Pregunta una mujer con cara desencajada.

-Es su madre.

Afortunadamente, y pese al espectacular estado del coche, a Juan Ignacio tampoco le había pasado nada grave, sólo tenía una conmoción: 'No sabemos si por el golpe o por el alcohol y las drogas que ha ingerido', confiesa una enfermera desde la ambulancia. La madre pone cara de circunstancia y parte en la ambulancia con su hijo, camino del hospital.

Atrás queda todo un pequeño caos: coches de policía, grúa, vehículos del Samur... Todos ellos saben que volverán a vivir la misma situación el sábado por la noche, y el próximo fin de semana, y el siguiente... La única diferencia será que quizá el protagonista no se llame Juan Ignacio y no tenga tanta suerte.

'De cada 100 pólizas que hacemos a jóvenes cada año se producen 40 siniestros, un 40%, y en adultos la cifra es de 16. La razón de los elevados precios para la gente joven es clara', dice Miguel Muñoz, director de la entidad de seguros para jóvenes de Mapfre.

Un estudio reciente realizado por la compañía de seguros de automóviles Línea Directa Aseguradora refleja que son los jóvenes de entre 25 y 34 años los que mantienen una mayor actitud infractora: 'Son los que más aceleran con el semáforo en ámbar (47%), no paran en los pasos de cebra (29%) y aparcan en doble fila (27%).

Personal del Samur junto al accidente ocurrido en la M-30, a la altura del barrio de la Elipa.
Personal del Samur junto al accidente ocurrido en la M-30, a la altura del barrio de la Elipa.SANTI BURGOS

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de diciembre de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50