Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puerto de Barcelona impulsa el Port Vell como centro cultural

El puerto de Barcelona prepara el denominado Frente Marítimo Cultural, una iniciativa que promocionará y divulgará el patrimonio histórico y natural que se reparte desde la desembocadura del río Besòs hasta la del Llobregat y que recuperará el patrimonio histórico de Port Vell. El programa, impulsado por la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB), el Museo Marítimo y el Museo de Historia de Cataluña, inicia su andadura este trimestre en la zona de Port Vell -espacio que recibe 19 millones de visitas anuales-, aunque se prevé ampliarlo a todo el litoral barcelonés a lo largo del próximo año con la creación de rutas turísticas y culturales.

La restauración del pailebote Santa Eulàlia, del siglo XIX y atracado en el Moll de la Fusta, es la primera imagen de este proyecto de divulgación del pasado marinero barcelonés. Luego vendrán nuevos atraques de naves históricas, como una embarcación de prácticos y el barco pesquero más antiguo que conserva la Cofradía de Pescadores de Barcelona, llamado República y construido en 1934. El puerto trabaja también en la instalación de la maquinaria original del antiguo varadero y la de los primeros mecanismos movidos por el vapor que hubo en el muelle.

Los planes prevén que en el mes de marzo comenzará la restauración de edificios tan emblemáticos como los de la antigua lonja y las atarazanas, para terminar recuperando la torre del reloj. El puerto llegará así a disponer de 40 esculturas y catalogará como históricos hasta un centenar de elementos urbanos.

Otra iniciativa es convertir el World Trade Center en la nueva extensión del Museo Marítimo con la exposición permanente de las maquetas de todos los mercantes que a lo largo de la historia llevaron el nombre de Barcelona. La investigación y la recuperación de la relación histórica de la ciudad con el Mediterráneo es otro de los puntos de la iniciativa que ayer se presentó en el Salón Náutico. Así, todas las instituciones instaladas en los terrenos de la APB reunirán sus fondos para crear un centro documental que divulgue la historia del puerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de noviembre de 2001