Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS EFECTOS DE LA CRISIS

Los precios bajan por primera vez en tres años y reducen su tasa anual hasta el 3%

Tabaco, ropa y enseñanza elevan la inflación subyacente al 3,7%, el nivel más alto desde 1996

Por primera vez desde noviembre de 1998 los precios se han reducido respecto al mes anterior. En concreto, una décima en octubre pasado en relación a septiembre, lo que ha permitido un recorte de cuatro décimas en la variación anual, hasta el 3%. Se confirma así la tendencia a la baja de la inflación, una vez superadas las crisis del petróleo y alimentaria. Los atentados del pasado 11 de septiembre en EE UU y el final de la temporada han influido también en la moderación de precios del sector turismo. El aspecto negativo es que la inflación subyacente (descontados los precios de la energía y de los alimentos frescos) se ha acelerado dos décimas, hasta el 3,7%, debido al aumento del tabaco, la ropa y la enseñanza.

El pasado mes de octubre ha sido el primero desde que se elabora el índice de precios al consumo (año 1962) en que se ha producido una bajada en relación a septiembre. En los últimos 12 meses, el recorte ha sido de cuatro décimas respecto del resultado de un mes antes, hasta el 3%, un punto por debajo de hace un año. Ésta es la tasa más baja desde abril del pasado año y supone el cuarto recorte en lo que va de ejercicio.

El año terminará por debajo del 3%, según el consenso de los expertos, aunque por encima del 2% previsto por el Gobierno y fijado como límite por el Banco Central Europeo (BCE) para los países del euro. En los diez primeros meses del año se acumula ya una subida del 2,4%.

El dato, publicado ayer por el INE, refleja que se han superado las crisis del petróleo y alimentaria, que habían llevado a la inflación española por encima del 4% en los primeros meses de este año. El precio del petróleo se situó a 20,6 dólares de media en octubre, en los niveles previos a la crisis.

El resultado es que los precios de los productos energéticos cayeron un 2,4% en octubre respecto de septiembre, cuando el pasado año subían a un ritmo del 1,5%. La tasa de los últimos 12 meses se ha recortado hasta caer el 6,8%. Además de las bajadas del precio de las gasolinas, también se redujo el de la bombona de butano.

Los atentados del pasado 11 de septiembre en EE UU y el final de la temporada turística han influido también en la moderación de precios de este sector. La reducción respecto de septiembre ha sido del 1,2%, cuando un año antes los precios del turismo caían ocho décimas. La variación anual se reduce cuatro décimas, al 4,2%.

En los alimentos frescos está otra de las explicaciones de la moderación de precios en octubre. Frente a la escalada de principios del ejercicio por la crisis de las vacas locas y la fiebre aftosa, en octubre de este año la caída ha sido del 0,9%, cuando hace 12 meses el aumento fue de medio punto. Los descensos más importantes se han producido en la carne de pollo (8,8%), la patata (4,8%) y el cerdo (4,1%). Subió el cordero (5,6%), la carne de vaca (0,7%) y las hortalizas frescas (0,8%).

La parte negativa del IPC de octubre es que la denominada inflación subyacente (descontados los precios de la energía y de los alimentos frescos) se ha acelerado dos décimas, hasta el 3,7%, debido a los aumentos en el tabaco, la ropa y la enseñanza secundaria. Este ritmo de crecimiento es el más alto desde mayo de 1996; es decir, con el primer Gobierno del PP.

El caso del tabaco es especial, ya que es un sector que funciona prácticamente en régimen de oligopolio. El aumento mensual de este producto ha sido del 2,2% y del 6,1% en el último año, y el impacto en el IPC de octubre ha sido el más alto de todas las parcelas del índice. La ropa ha sido el segundo grupo en impedir una mayor bajada, y el tercero, la enseñanza universitaria, en ambos casos por factores estacionales.

Los alimentos elaborados también han perjudicado al IPC de octubre. La subida ha sido del 0,9%, cuando el pasado año aumentaron sólo una décima. La variación de los últimos 12 meses se ha acelerado ocho décimas, hasta el 5,1%. Además del tabaco, subió el aceite (1,8%), porque las exportaciones a Italia ha restado oferta en el interior, la leche (0,8%) y el pan (0,7%).

Reducir la distancia con la UE

Los resultados del IPC de octubre han sido recibidos con general satisfacción, sobre todo desde el Ministerio de Economía. Su titular, el vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, calificó el dato de 'satisfactorio' y destacó que la economía española es capaz de reducir sus desequilibrios al tiempo que mantiene un elevado crecimiento. Aventuró que el diferencial de precios con el resto de los países del euro se redujo una décima en octubre, hasta el 0,8%. El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, se mostró preocupado por el diferencial de inflación con la Unión Europea, que, en su opinión, obedece al proceso de convergencia con Europa, pero también a las 'ineficiencias en el funcionamiento de los mercados'. A este problema se añade una demanda muy pujante, que ya ha empezado a remitir en la segunda parte del ejercicio. La desaceleración económica, junto al abaratamiento del crudo y la estabilidad del euro, deberían permitir que la inflación española se acerque más a la tasa media de los países del euro (2,5% en septiembre pasado)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2001

Más información