Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

Putin pide a Bush información militar para cerrar el acuerdo antimisiles

El mandatario ruso efectuará esta semana su primera visita oficial a Estados Unidos

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha subrayado que su país está dispuesto al compromiso con Estados Unidos sobre el Tratado contra Misiles Balísticos (ABM) de 1972 a cambio de recortes en el armamento estratégico, pero ha dicho que Washington no le ha suministrado aún información técnica y militar concreta sobre los cambios que necesita efectuar en aquel documento con el fin de desarrollar su sistema de defensa antimisiles. El líder ruso dijo sentir 'gran optimismo' sobre la posibilidad de llegar a un compromiso en el ABM después de los estudios realizados por los especialistas.

'Necesitamos entender qué es lo que quieren de nosotros en el sentido técnico militar de esta palabra', señaló Putin en una conversación con un grupo de periodistas norteamericanos el sábado por la tarde en el Kremlin.

El líder ruso efectúa esta semana su primera visita oficial a EE UU. Del 13 al 15 de noviembre se entrevistará con el presidente George W. Bush, primero en Washington y después en el rancho presidencial de Crawford, en Tejas. La relación personal de ambos dirigentes es espléndida tras la solidaridad mostrada por Putin a raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre. Putin fue el primero en transmitir sus condolencias a Bush. Después, y en nombre de la coalición antiterrorista internacional, la diplomacia de Moscú ha dejado de lado sus prevenciones habituales ante la presencia norteamericana en las inmediaciones del territorio ruso con la esperanza de que el actual clima de colaboración con Occidente le sirva para insertarse de forma estable en los esquemas de seguridad occidental.

'Si Rusia se convierte en un miembro pleno de la comunidad internacional, no debe temer ni temerá el desarrollo de las relaciones entre sus vecinos y otros Estados, incluido el desarrollo de las relaciones entre los Estados de Asia Central y EE UU', dijo Putin.

En su encuentro con los periodistas norteamericanos, el presidente señaló que desea ver a EE UU como 'un socio fiable y previsible', y que está insatisfecho del nivel de relación entre Rusia y la OTAN. En la fase actual, el Consejo Permanente creado para regular las relaciones entre Moscú y la Alianza Atlántica resulta 'insuficiente'. Putin insistió en que la ampliación de la OTAN a las repúblicas del Báltico no incrementa el nivel de seguridad de estos Estados y se mostró en contra de 'la ampliación mecánica de la OTAN sin tener en cuenta los intereses nacionales de Rusia'.

En opinión del líder ruso, es poco probable que Bin Laden tenga armas de destrucción masiva, como ha afirmado el guerrillero de origen saudí. En el caso de que las tuviera, sin embargo, no son de origen soviético o ruso, dijo Putin. Basándose en la experiencia con los jefes de la guerrilla independentista chechena que han hecho declaraciones semejantes, el líder ruso manifestó que las amenazas de este tipo sólo pretenden asustar. 'No exageraría este peligro', pero tampoco conviene 'quitar importancia' a estas declaraciones, dijo el precavido Putin, y, por si acaso, dirigió las sospechas hacia regiones ajenas a su jurisdicción: Bin Laden tiene relaciones con algunos círculos radicales de Pakistán y Pakistán es una potencia nuclear, señaló.

Los servicios de espionaje rusos han dado 'información muy valiosa' a EE UU, dijo Putin, quien insistió una y otra vez en la conexión afgano-chechena, a modo de vasos comunicantes del terrorismo internacional, y en el valor de la experiencia rusa. Cuando otros países occidentales debaten sobre la posibilidad de enviar tropas a la coalición antiterrorista, Putin presentó los casi tres mil soldados rusos muertos en las guerras de Chechenia como una contribución de Moscú a la lucha contra el terrorismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de noviembre de 2001