Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Caminal renuncia a dirigir el Fòrum 2004 de Barcelona

El plante abre una grave crisis en la organización de la cita cultural

Josep Caminal, nombrado consejero delegado del Fòrum 2004, la gran cita cultural barcelonesa, por el alcalde Joan Clos el pasado mes de julio, presentó ayer su renuncia al cargo 'por motivos personales', un día antes de que la asamblea general del Fòrum le ratificara. El plante de Caminal deja al Fòrum en una situación más que delicada. A falta de poco más de tres años para la convocatoria, reina el desconcierto sobre sus contenidos.

La renuncia de Caminal se produce cuando se tenía que definir y concretar el programa. En principio, el Fòrum 2004 está llamado a ser un compendio de debates, exposiciones y foros de discusión internacional sobre la convivencia de las diferentes culturas, las condiciones para la pervivencia de la paz y la globalización. Además de la reflexión, el Fòrum pretende yuxtaponer la fiesta.

Tras lamentar la renuncia de Caminal, Clos aseguró ayer que la celebración del Fòrum no corre peligro. 'Las administraciones ya nos hemos puesto en contacto e inmediatamente recompondremos la situación', manifestó sin mayores precisiones.

Caminal, que oficialmente ha dimitido por 'motivos personales' en un fax que mandó desde el Liceo, teatro del que es director general, no pudo ser localizado.

Caminal comunicó su decisión tanto al alcalde como al presidente de la Generalitat el pasado viernes en sendas entrevistas. Para uno y otro fue una sorpresa desagradable. Clos intentó convencerle de que se tomara el fin de semana para reflexionar. Pero Caminal no cambió de opinión. Una opinión, negativa, que se había formado a lo largo de agosto, cuando revisó con detenimiento el estado del proyecto del Fòrum 2004, las cifras y el esbozo de programa elaborado y aprobado por consenso por las administraciones.

El abultado presupuesto para estos actos, de más de 50.000 millones de pesetas, es uno de los motivos que han llevado a Caminal a la renuncia, al parecerle injustificable ante la ciudadanía, según ha trascendido de personas que han conocido sus reflexiones. Más aún cuando este presupuesto debía ponerse al servicio de conceptos tan etéreos como 'la diversidad', 'la sostenibilidad' y 'las condiciones para la paz'. Caminal y el alcalde habían mantenido conversaciones sobre el fondo del Fòrum, sobre cuestiones como la multiculturalidad, la convivencia ciudadana y los movimientos antiglobalización. Este enfoque ha asustado a Caminal después de los graves sucesos de Génova.

La primera idea expresada por Caminal a sus colaboradores en julio fue que había que abrir el evento a toda la ciudad. Proponía reducir las tres exposiciones proyectadas inicialmente a una sola gran muestra. Pero para organizar una manifestación de estas características con un gran presupuesto los tiempos ya eran cortos.

La indeterminación del proyecto, el factor tiempo y el exceso presupuestario, contra lo que suele ser habitual, habrían sido los motivos principales por los que la reflexión de Caminal ha desembocado en espantada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2001