La fiebre aftosa regresa al Reino Unido con ocho brotes nuevos

La fiebre aftosa regresa al Reino Unido. El Gobierno británico confirmó ayer la existencia de ocho brotes en el norte de Inglaterra. Este hallazgo, ocurrido en los últimos cinco días, ha provocado la alarma. El pasado junio, las autoridades dieron por controlada la epidemia, surgida en febrero. En esos cuatro meses se sacrificaron casi cuatro millones de animales, sobre todo ovejas.

Los brotes de los últimos días obligarán a matar al menos otras 1.000 vacas y 5.500 ovejas de la región afectada, Northumberland. El Gobierno británico ha impuesto medidas de seguridad en la zona, en un área de 1.036 kilometros cuadrados. Se han cerrado caminos peatonales y desinfectado todos los vehículos que circulan por la región. Con los últimos casos, ascienden a 1.979 los brotes de fiebre aftosa detectados en el Reino Unido desde febrero.

Más información
Un crecimiento 'respetable' pese a la crisis de la fiebre aftosa
Londres prohíbe el movimiento de animales en el norte de Gran Bretaña por temor a la fiebre aftosa
El Reino Unido queda oficialmente libre de la fiebre aftosa

El Gobierno de Irlanda ha tomado medidas para prevenir la extensión de la fiebre a su territorio. Ayer pidió a los granjeros que extremen las precauciones. En el Reino Unido, arrecian las críticas contra el Gobierno por las pérdidas que genera la enfermedad, sobre todo a los ganaderos. La fiebre aftosa no supone un peligro para el ser humano. La enfermedad debilita los animales, que dejan de ganar peso y de producir leche. Puede transmitirse a través del aire.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS