La patronal de telecomunicaciones eliminó sus críticas al Gobierno por presiones de Birulés

El presidente de Aniel rebajó las quejas por la política de I+D en un discurso ante la ministra

Los técnicos de Ciencia y Tecnología evitaron que su titular, Anna Birulés, escuchara las críticas a su gestión con toda su crudeza. Sin embargo, el malestar entre las empresas de Aniel (desde operadoras como Telefónica, Retevisión-Auna o Airtel a fabricantes de equipos nacionales y extranjeros como Amper, Indra, Ericsson, Alcatel, Nokia o Lucent) no ha hecho sino aumentar a medida que se ha ido conociendo la razón por la que el presidente de la patronal rebajó el tono de su discurso en la asamblea anual del pasado 4 de julio.

El error de Banegas, uno de los profesionales con más prestigio del sector, fue seguir las normas de cortesía y enviar al ministerio un borrador del discurso que pretendía leer al día siguiente en el acto de claúsura en presencia de la ministra. A los asesores de Birulés no les gustó el tono de las críticas y reivindicaciones contenidas en el texto y movieron los hilos en el consejo de Aniel y en las empresas de más peso en la asociación (representa un negocio de 10,8 billones de pesetas, un 10% del producto interior bruto) para conseguir que se suprimieran algunas frases, se limaran otras y se obviaran referencias expresas a las últimas decisiones de la ministra.

El discurso definitivo de Banegas ante Birulés mantuvo en líneas generales la estructura del que conocieron el día anterior los fontaneros del Gobierno. Sin embargo en el que escuchó la ministra desaparecieron o sufrieron modificaciones algunas perlas sobre aspectos relacionados con la sociedad de la información. Son asuntos todos que el presidente Aznar ha convertido en prioritarios para lucirse ante sus colegas europeos durante de la presidencia española de la UE en el primer semestre de 2002:

- Incentivos a la I+D.

- 'Los programas de subvención abren la ventanilla en periodos inciertos y extraños a la actividad empresarial como la Semana Santa o agosto, no cuando surge la necesidad de la innovación que normalmente impone el mercado y la creatividad'.

- 'El dinero público termina yendo a los proyectos de I+D de los agentes económicos más solventes, en vez de a los más atrevidos y mejores, representados por pequeñas empresas'.

- 'El capital riesgo apenas si invierte en proyectos de inversión de verdadero calado'.

- 'Los proyectos de I+D con un horizonte temporal largo carecen de perspectivas de continuidad'.

- 'El limitado esfuerzo financiero público español suele distribuirse tanto que, al final, no contribuye seriamente a la I+D'.

- Plan Info XXI.

- 'El Gobierno, consciente del gran desafío de los nuevos tiempos, ha lanzado el Plan Info XXI con la pretensión de impulsar la sociedad de la información y el conocimiento, que a pesar de su buena voluntad es apenas, por ahora, un compendio de actuaciones de la Administración'.

- Competencia en telefonía.

- 'El proceso liberalizador presenta luces y sombras (...) Las sombras cabe asociarlas al mercado de la telefonía fija, que debido a una regulación parcialmente inadecuada y sometida a políticas de precios mal calculadas, se ha desarrollado insuficiente y desequilibradamente'.

- 'Una política coyunturalista, asociada casi en exclusiva a la repercusión de los precios de las telecomunicaciones en el IPC, no está permitiendo que el sector pueda liberar todas sus energías y que la competencia pueda funcionar como debería'.

- Estabilidad regulatoria.

- 'Los países que más retrasen una adecuada regulación, con más dificultades y demora progresarán; porque no es posible imaginar en las próximas décadas un país próspero que no esté suficientemente dotado de infraestructuras de telecomunicaciones. España, que no es precisamente líder en este ámbito, debiera ser mucho más sensible a una cuestión tan decisiva para el futuro'.

- 'Sin beneficios que reinvertir, las redes no podrán seguir en extensión ni en prestaciones tecnológicas las crecientes demandas sociales y la sociedad de la información terminará siendo una quimera'.

El texto que escuchó la ministra recogía referencias a la escasez de redes de banda ancha y la poca penetración de Internet en la educación y pymes. Banegas destacó la fuerte implantación de la telefonía móvil y criticó la carga fiscal del sector (un 76% de los beneficios, según Aniel), aunque suprimió del discurso original la frase: '¿Cómo es posible pensar que un sector económico puede desarrollarse en tales circunstancias impositivas?'.

Llueve sobre mojado

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de julio de 2001.

Lo más visto en...

Top 50