Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente Lagos pide respeto para la decisión judicial

El sobreseimiento del sumario contra Augusto Pinochet provocó reacciones opuestas, de desazón y malestar entre los querellantes y de satisfacción en la defensa del ex dictador y su familia, mientras que el Gobierno mantuvo la línea de no comentar los fallos judiciales que ha mantenido desde sus inicios.

El presidente Ricardo Lagos pidió 'asumir y respetar este fallo igual como hemos respetado todos y cada uno de los fallos en este proceso', e indicó que con la resolución no terminan las investigaciones sobre casos de derechos humanos. En el mismo sentido se planteó el ministro del Interior, José Miguel Insulza, descartando que la sentencia pueda afectar el desarrollo de otras causas.

Los querellantes se manifestaron decepcionados. Carmen Hertz, viuda de una víctima de la caravana de la muerte, afirmó que haber suspendido el proceso de Pinochet es aplicarle un estatus privilegiado. 'Él no está totalmente loco, no tiene ninguna ninguna imposibilidad para que el sumario hubiese continuado al menos hasta su conclusión', dijo. Para la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Viviana Díaz, el fallo es 'realmente increíble y vergonzoso para el país' y demuestra que los tribunales 'siguen al lado de los victimarios'.

Con lágrimas en sus ojos, el abogado del ex dictador, Gustavo Collao, declaró su satisfacción porque la Corte acogió el argumento de que Pinochet 'no está en condiciones de enfrentar un juicio'. El hijo menor del ex dictador, Marco Antonio Pinochet, afirmó que su familia recibió con tranquilidad la resolución y agregó que su padre se encuentra en una condición de salud estable desde que el viernes fuera trasladado desde el Hospital Militar a su domicilio en Santiago.

En las formaciones políticas, mientras la derecha respaldó la resolución, el Partido Socialista, en el poder, sostuvo que el fallo 'afecta el prestigio internacional de Chile', es grave y establece la impunidad en crímenes de lesa humanidad. 'La supuesta demencia senil que alega la defensa de Pinochet no lo exime ante sus víctimas y ante la historia'.

La Bolsa y los empresarios no reaccionaron en otra demostración de que la suerte de Pinochet sigue perdiendo importancia para el país. El arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, dijo que reza por Pinochet 'y por todos los enfermos de la patria'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de julio de 2001