Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valentí Puig reúne en un dietario 'Cien días del milenio'

Valentí Puig (Palma de Mallorca, 1949) toma notas casi todos los días de lo que ve o hace. El pasado 1 de enero, tras una noche 'tempestuosa de fiesta', Puig empezó a redactar las primeras líneas de Cien días del milenio (Península). 'Vivo la moderada incomodidad de los dilemas entre periodismo y literatura. Si tengo ganas de observar y ver las cosas que pasan es por curiosidad que iría a parar al periodismo y no a la literatura y, a la vez, todo tiene que ver con el uso del lenguaje: la literatura no es toda connotación y el periodismo no es todo denotación. Tal vez entremos en un siglo de híbridos peligrosos', escribió Puig ese primer día de enero.

Cada semana, el escritor enviaba puntualmente a la editorial lo que iba escribiendo para que el texto tuviera 'el atractivo y las contradicciones propios de la realidad'. Así, explica ahora el escritor, en Cien días del mileno hay personajes o anécdotas que fueron fruto de un momento y que luego se olvidaron para siempre. Algunos de los nombres, especialmente de políticos, aparecen con iniciales, puesto que el libro desvela datos sacados de conversaciones off the record. 'He querido dar una imagen de la política vista desde dentro, sacando a la luz esa información que no podemos publicar, aunque he tratado de no ser indiscreto ni cruel', cuenta Puig.

Cien días del milenio recoge también muchas 'de las cosas del día a día que nos llaman la atención, desde un buen restaurante hasta un libro que llega ocasionalmente a nuestas manos'. Para este escritor y periodista, el siglo XXI estará marcado por una nueva situación: 'El más rápido se comerá al más lento'. La idea del autor de Maniobras privadas es que el nuevo siglo se distinguirá por una aceleración en los temas de clonación y bioética frente a la pérdida de libertad individual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 2001