Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La plaga humana

Dos estudios apuntan que la caza excesiva causó la extinción de grandes mamíferos prehistóricos

Hace unos 12.000 años, las tres cuartas partes de los grandes mamíferos desaparecieron del continente norteamericano. Fue una desaparición muy rápida. Hace alrededor de 46.000 años, muchos grandes vertebrados se extinguieron en Australia. Dos nuevos estudios indican que en ambos casos el culpable fue el hombre y que, por tanto, la caza hasta la extinción de animales es un hecho muy antiguo en la historia de la humanidad.

Richard Roberts, que se dedica a estudiar épocas pasadas con métodos de datación, ha aplicado técnicas avanzadas para determinar la época en que se extinguieron en Australia docenas de marsupiales exóticos y grandes pájaros no voladores. Esta extinción en masa de ámbito continental se produjo muy poco después de que llegaran a Australia los antepasados de los actuales aborígenes. Entre los marsupiales que dejaron de existir están los canguros gigantes, imponentes animales de hasta tres metros de altura; el diprotodón, una especie de murciélago mayor que una vaca; el tilacoleo, un predador también llamando el león marsupial. También se extinguieron el pájaro más pesado conocido (Genyornis), que pesaba 100 kilogramos, tenía tres metros de altura y no podía volar, y el Megalania, un lagarto carnívoro de ocho metros.

En Australia y en América la llegada del hombre coincidió con espectaculares extinciones

En Estados Unidos, John Alroy se ha decantado por un modelo de ordenador para simular la evolución de las poblaciones de 41 grandes mamíferos y de los humanos que llegaban entonces al continente. El resultado, consistente aunque se cambien las variables del modelo, es que la caza por parte de los humanos inevitablemente causa extinciones en masa, especialmente rápidas en los animales de mayor tamaño, como mamuts y mastodontes. El modelo predijo correctamente la suerte de 32 de las 41 especies incluidas, con el resultado de la extinción de 30 especies, lo que ha llevado a Alroy a afirmar que es 'sumamente probable' que la caza excesiva fuera la causa. Sin embargo, otro experto ha criticado el hecho de que no haya tenido en cuenta la influencia de las enfermedades que acompañarían a la llegada del hombre.

Existían hasta ahora dos teorías científicas sobre el origen de esta pérdida de biodiversidad. Algunos creen que se debió a un cambio climático, pero la mayoría opina, junto con el científico estadounidense Paul Martin, que avanzó la hipótesis en 1967, que la causa fue la caza excesiva de animales que hasta entonces no se habían encontrado nunca con predadores humanos. Los dos nuevos estudios, publicados en la revista Science, demuestran que en partes diferentes del mundo, y en épocas separadas por decenas de miles de años, el único factor común de las extinciones fue la llegada del hombre.

'Los humanos se extendieron como la plaga para los grandes mamíferos', ha asegurado ahora Martin en una entrevista. Roberts, por su parte, ha comentado que los cambios medioambientales causados por el hombre, como los incendios para facilitar la caza, pudieron tener un papel tan importante como la caza en sí misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de junio de 2001