Nuevo parón al proyecto de Museo de Colecciones Reales

Patrimonio Nacional y los arquitectos Cano recurren una sentencia

'Ha sido una victoria más moral que efectiva. No pensaba recurrir, porque me aburre el deporte jurídico, pero no puedo pasar algunos aspectos de la sentencia', declaró ayer Antonio Vázquez de Castro. El arquitecto tiene en marcha dos procesos paralelos al recurrir la decisión de los jurados de los concursos de ideas de no incluir su candidatura para el Museo de Colecciones Reales en Madrid y para la ampliación del Museo Nacional Reina Sofía. Sobre el primer caso hay una sentencia del pasado 3 de mayo que anula los actos del jurado y el segundo está pendiente del fallo, aunque continúa el proyecto de Jean Nouvel.

La Sala de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional resolverá ahora el futuro del Museo de Colecciones Reales, al presentar recurso a la sentencia tanto Patrimonio Nacional como el estudio de los hermanos Cano Pintos.

El abogado de Vázquez de Castro también va a adherirse al recurso para insistir en aspectos como la preselección de candidatos y puntuaciones por una empresa privada, y la actuación del jurado para elegir el proyecto entre los siete estudios finalistas, ya que la sentencia mantiene que el mismo jurado intervenga en un nuevo procedimiento.

Otro aspecto conflictivo es la formación del estudio Cano Lasso como sociedad en 1997 con vistas a valorar sus méritos con obras realizadas. Los hermanos Cano Pintos estuvieron vinculados al trabajo profesional de su padre hasta su fallecimiento, por lo que el registro no les adjudica obras entre 1990 y 1998.

Tapar los restos

El proyecto de Museo de Colecciones Reales, que tiene su origen en la II República, lleva seis meses de retraso y, en lugar de poner la primera piedra de un museo de 25.000 metros cuadrados que costará 10.000 millones de pesetas, abre un paréntesis que afecta también a los restos arqueológicos descubiertos en la explanada de la Almudena, en cuyo subsuelo se proyecta el museo. Los restos, de edificios islámicos del siglo X y de la muralla de la ciudad, se van a consolidar y cubrir para su futura incorporación al museo, una vez realizadas las excavaciones aprobadas por la Dirección General de Bellas Artes.

El presidente de Patrimonio Nacional, el duque de San Carlos, mantiene el proyecto, que considera imprescindible para incluir el resto de las colecciones del Palacio Real -visitado el año pasado por un millón de personas- que no se pueden exponer, sobre todo el conjunto de 2.000 tapices y los 60 carruajes que se mantienen en almacenes.

La colección de tapices se considera la mejor del mundo y el museo tendrá salas de gran altura para su exposición. Una parte de los tapices se ha incorporado a la nueva sala de la Real Armería, situada en un ala del Palacio Real, que tendría continuidad subterránea con el nuevo museo. También se encuentran en la misma zona, frente a la catedral de la Almudena, los nuevos accesos al público, a los que se han incorporado una cafetería y una amplia librería con material especializado, que antes ocultaba una de las escaleras del Palacio Real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de junio de 2001.

Lo más visto en...

Top 50