Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El obispo de Almería defiende el despido de la maestra de religión

El obispo de Almería, Rosendo Álvarez, defendió ayer el despido de una profesora de religión que se casó con un divorciado, ya que, dijo, nadie puede reclamar el derecho a ser educador cristiano, presidir una asociación religiosa o participar en los sacramentos 'si no se identifica con la fe y moral de la Iglesia'. Sus palabras hacen referencia a la reciente polémica suscitada por el caso de Resurrección Galera, profesora de religión en el colegio público Ferrera Guardia del barrio almeriense de La Cañada, a la que el Obispado de Almería 'invitó' a abandonar 'en silencio' su puesto de trabajo tras conocer que se había casado con un divorciado.

La carta pastoral de ayer se dirige a 'los padres católicos, que deseáis para vuestros hijos una acertada educación y formación religiosa, en la escuela, en la catequesis o en los grupos' y les hace saber que 'la Iglesia enseña lo que ha recibido, la fe en Jesucristo, la verdad de su evangelio, las normas de vida moral cristiana'. Agrega que 'quienes asumen la alta misión de transmitir la fe, saben que han de hacerlo con la palabra y con el testimonio, ajustando su vida y conducta a la verdad de Dios'.

'Cada uno es libre de vivir como quiera, aunque habrá de responder de sus actos ante su conciencia y ante Dios', afirma. Para el obispo de Almería, 'muchos de los que se rasgan las vestiduras ante decisiones de la Iglesia coherentes con su doctrina sirven a unas empresas, grupos o partidos que son rigurosísimos en las exigencias ideológicas de sus empleados o afiliados'.

El caso de Resurrección Galera fue dado a conocer por ella misma, y desde entonces ha sido apoyada tanto por el claustro de profesores de su colegio, como por la Asociación de Padres. Hace una semana cerca de 500 alumnos del colegio Ferrer Guardia demostraron su rotundo apoyo a la profesora en un acto celebrado en el colegio, en el que sosteniendo pancartas reivindicativas exigían que no se la apartara de la docencia.

Y la píldora

En la pastoral, el obispo también se refiere a la píldora del día siguiente, para asegurar que 'quienes dicen que es intolerable que la Iglesia reclame libertad para exponer su doctrina y exigir coherencia en quienes lo hacen se quedan impasibles ante la decisión de rechazar la objeción de conciencia de profesionales sanitarios a quienes sus creencias impiden colaborar con algo que es inmoral'.

En opinión de Rosendo Álvarez, 'ciertas orientaciones y recomendaciones, con el señuelo de progresistas y de favorecer una falsa libertad, están contribuyendo a lo que ya muchos lamentan, por las consecuencias de una mentalidad sin principios, sin otro fin que la permisividad y el consumismo'. Agrega que 'se rechaza la enseñanza de la Iglesia, la verdad del Evangelio y la moral católica, es decir se rechaza la identidad del cristiano'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2001