Muere en Madrid Esther Benítez, traductora de Calvino y Pavesse

La prolífica y prestigiosa traductora Esther Benítez (nacida en Ferrol en 1937) falleció ayer en Madrid tras una larga enfermedad. Especialmente conocida por sus traducciones de autores como Italo Calvino, Cesare Pavesse, Alessandro Manzoni o Maupassant, Benítez -que será enterrada hoy, a las 13.00, en el cementerio madrileño de la Almudena- desarrolló su labor principalmente del italiano y también del francés. 'Esos autores me han dejado sumamente satisfecha', declaró en 1992, cuando le fue concedido el Premio Nacional de Traducción a toda su obra, 'pero también tengo clavadas mis espinitas. Por ejemplo, intento ver que Vincenzo Consolo es un valor en alza. También recuerdo cuando infructuosamente quise interesar a los editores por los escritores africanos francófonos, empezando por el maestro senegalés Osman Sembene'. En otra ocasión, en 1985, con motivo de la publicación de uno de los últimos trabajos de Italo Calvino sobre los libros de caballerías, Esther Benítez escribió: 'La verdad es que Italo no presentaba especiales problemas a la hora de verter su impecable prosa al castellano; estaba, eso sí -como está siempre con cualquier autor-, el problema del tono: una vez hallado éste, lo demás es coser y cantar'. En el mismo texto, Benítez recuerda: 'En las cartas que nos cruzamos cuando entre febrero y mayo de 1975 traducía yo Nuestros antepasados, las principales dudas que se me planteaban giraban en torno al léxico, a veces rebuscado, que Italo Calvino había utilizado en su momento'.Cuando en 1985 se celebró el segundo centenario del nacimiento de Alessandro Manzoni, Esther Benítez rememoró cómo fue la acogida de Los novios en España, en contraposición a Europa: 'Se considera al milanés poco menos que un epígono de Walter Scott y sólo un reducido grupo literario -catalán por más señas- lo aprecia cual merece'.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 12 de mayo de 2001.

Lo más visto en...

Top 50