Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC afirma que el Gobierno catalán maquilla la liquidación presupuestaria para reducir el déficit

La liquidación del ejercicio presupuestario de la Generalitat correspondiente al año 2000 arroja un saldo negativo, superior al déficit pactado entre el Gobierno y las comunidades autónomas. Según los datos facilitados por el Gobierno catalán a los grupos parlamentarios, la diferencia entre ingresos y gastos fue de 11.943 millones de pesetas. Pero el diputado socialista Martí Carnicer afirmó ayer, al analizar estos datos, que el déficit ascendió realmente a 27.235 millones, porque la Generalitat aumentó su deuda en 2000 en 15.447 millones. 'Este es el déficit sin maquillaje', dijo.

El límite máximo pactado para cumplir con las exigencias de la convergencia europea estaba en 10.000 millones de déficit. Es una mala deriva, porque el Gobierno catalán consiguió cerrar el ejercicio de 1999 con un saldo positivo de 6.000 millones.

La liquidación presupuestaria muestra también que el Gobierno catalán no consigue dominar una de sus peores tendencias, la de aumentar cada año la proporción de gastos de funcionamiento más que los destinados a inversiones. Mientras que las inversiones crecían en 2000 un 5,3% respecto al año anterior, los gastos corrientes aumentaban un 7,6%.

Tampoco fue positivo el cierre del presupuesto de la sanidad catalana, que tiene una financiación específica. El déficit de la sanidad obliga cada año a traspasar al ejercicio siguiente una parte de los pagos. En el año 2000 fueron 164.000 millones, 8.000 más que en 1999. La deuda de la sanidad creció el año pasado casi 6.000 millones y se situó en 206.257. En total, entre deuda acumulada y gastos diferidos se llega a la cifra de 370.000 millones.

Estas cifras permitieron que Martí Carnicer definiera así la gestión presupuestaria del Gobierno de CiU en el último ejercicio de Artur Mas como consejero de Economía: 'Más deuda, más pérdidas, más gasto burocrático'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de mayo de 2001