Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar cree que la sensibilidad nacionalista por el discurso del Rey 'denota flojera'

Vargas Llosa destaca la expansión del español, pero recuerda su carácter 'traumático'

Aznar afirmó ayer en Onda Cero que el discurso del Rey fue 'muy bueno y muy importante', y que hablar del español como una lengua de encuentro 'no tiene nada que ver con que en un periodo determinado de la historia de España otras lenguas españolas hayan podido tener más o menos dificultades'. El presidente del Ejecutivo aseguró que el contenido del discurso 'responde exactamente a lo que es el sentido histórico del momento' y que 'la excesiva sensibilidad por parte de algunos da la sensación de que denota una flojera bastante clara'.

El presidente catalán, Jordi Pujol, lamentó el martes las palabras del Rey 'personalmente y como presidente de la Generalitat'. El Gobierno vasco manifestó su 'máximo respeto', pero el portavoz parlamentario del PNV, Iñaki Anasagasti, acusó al Gobierno de utilizar la figura del Rey 'de mala manera'. Ayer, Anasagasti aclaró en Onda Cero que el PNV no critica al Rey, sino 'a quien decide que haga este tipo de cosas, que es el Gobierno, fundamentalmente'. Según Anasagasti, el autor del discurso es el mismo que escribió el que pronunció hace dos semanas don Juan Carlos en Miami. La Casa del Rey aseguró el martes que el Monarca se refririó el día anterior a la implantación del español en América a partir del Siglo de Oro.

El vicepresidente Mariano Rajoy aconsejó a los nacionalistas vascos y catalanes que no le busquen 'tres pies al gato' ni intenten ver una interpretación política inexistente en las palabras del Rey. La ministra del Cultura -departamento responsable de las palabras de don Juan Carlos en la entrega del Cervantes a Francisco Umbral- dijo en la cadena SER que 'no se pueden sacar de contexto unas palabras, en una reflexión de naturaleza histórica, acerca del transcurrir de nuestra lengua'. Pilar del Castillo consideró inoportuno 'entrar a debatir orígenes y no orígenes de discursos'. El presidente del PP de Cataluña, Alberto Fernández, acusó a los nacionalistas de 'distorsionar' el mensaje del Rey.

El presidente del PSC, Pasqual Maragall, afirmó que 'al jefe del Estado no se le puede hacer decir lo contrario de lo que la Constitución establece', en referencia a la protección de todos los idiomas oficiales. Maragall agradeció el 'desmentido' de la Casa del Rey y señaló que 'todas las generaciones de más de 45 años en Cataluña han sufrido un proceso de imposición y persecución'. El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, advirtió de que en temas como el suscitado por el discurso del lunes hay que tener cuidado. El secretario general de Nueva Izquierda y portavoz socialista en la comisión constitucional, Diego López Garrido, dijo que las palabras del Rey 'incluso pueden ser ofensivas para pueblos y ciudadanos de otros países'. Añadió que el responsable de ellas es el Gobierno y que fue la llegada de la democracia la que hizo posible que no se pueda decir que el español es una lengua de imposición. El presidente del grupo parlamentario de Iniciativa per Catalunya-Verds en el Parlamento de Cataluña, Rafael Ribó, pidió al Rey que 'se desdiga de lo que según parece le hicieron decir', así como la dimisión del responsable del discurso real. Esquerra Republicana de Catalunya presentó una proposición de reprobación de las palabras del Monarca en la que se insta además al Gobierno a 'adoptar medidas para asumir la realidad plurilungüe' y 'promover lenguas distintas al castellano en Hispanoamérica'.

El coordinador de IU, Gaspar Llamazares, dijo que hay que recordar que la lengua española 'ha sido uno de los instrumentos de centralización y uniformización del Estado'. El BNG pidió que el Gobierno aclare quién redactó el discurso.

El escritor hispanoperuano Mario Vargas Llosa, que ayer entregó en Murcia los premios literarios que llevan su nombre, destacó la importancia de la expansión del español en Iberoamérica, aunque recordó el origen 'traumático' de dicha vinculación. Vargas dijo que las lenguas 'han sido siempre el corolario a lo largo de la historia de las colonizaciones, invasiones, conquistas, guerras', que dejaron 'un reguero de tragedias y traumas', pero que en el caso del español 'hubo un corolario enormemente positivo y beneficioso en América Latina, que es el hecho de que los hispanoamericanos formamos parte de una gran familia cultural'. El director de la Real Academia Española (RAE), Víctor García de la Concha, y el académico Fernando Lázaro Carreter coincidieron en afirmar que 'está clarísimo, por el contexto', que el discurso hacía referencia a la expansión del español en América y no en los territorios peninsulares con lengua propia, informa Juan J. Gómez. El director de la RAE insistió en que 'difícilmente podía referirse a la realidad de España', en la que episodios como 'el Decreto de Nueva Planta o el franquismo' demuestran que el español no ha sido siempre 'doctrina común'. Lázaro precisó que en general 'no hubo presión idiomática' en América, donde el español se impuso por 'una labor de contagio', pero que también hubo 'momentos históricos' de imposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 2001