Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament 'rehabilita' a maquis y masones y elogia su papel en la lucha por las libertades

El PP apoya el reconocimiento a las logias, pero se desmarca del homenaje a los guerrilleros

Si Francisco Franco pudiera levantarse de la tumba se habría llevado ayer un buen susto: el Parlament de Catalunya aprobó en un mismo día, de sopetón, sendas proposiciones de homenaje al maquis y a la masonería, las dos bestias negras del franquismo que el dictador combatió con más empeño y dureza. Las mociones, que tenían el respaldo de los tres grupos de izquierda, salieron adelante al final con un amplísimo apoyo: por unanimidad el desagravio a la masonería, y con la única oposición del Partido Popular (PP), el texto en favor del maquis.

En los últimos años, el Parlament de Catalunya ha aprobado varias mociones con el fin de 'restaurar la memoria histórica' y mostrar su condena tajante a la dictadura del general Franco. Pero ayer dio un paso más y aprobó mociones específicas para rehabilitar a dos colectivos especialmente perseguidos durante el franquismo cuya trayectoria no despertaba las mismas unanimidades que el rechazo genérico a la dictadura: por una parte, los guerrilleros maquis, muy mayoritariamente de filiación comunista y libertaria, que combatieron por las armas al franquismo hasta el principio de la década de 1960. Por otra, la masonería.

El Parlament quiso hacer un gesto para rehabilitar a maquis y masones y elogiar su lucha en favor de las libertades. Son dos proposiciones cargadas de simbolismo histórico, si bien se aprobaron sin solemnidad: en la comisión primera -y no en el pleno- y con la ausencia de los máximos líderes de los grupos parlamentarios, con la salvedad de Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V), que estuvo representada por su presidente de grupo, Rafael Ribó. Estaban en la sala, eso sí, el portavoz del grupo de CiU, Ramon Camp, y el del PSC, Joaquim Nadal.

La proposición referente a los maquis, de la que sólo se desvinculó el PP, se inspira en iniciativas análogas ya aprobadas en otras siete comunidades autónomas -en ocasiones con el apoyo de los conservadores- a instancias de las asociaciones que agrupan a antiguos guerrilleros y familiares de éstos.

El texto aprobado pide al Gobierno central que reconozca la memoria de los maquis, que en el preámbulo son considerados 'héroes', y que en los archivos históricos dejen de ser considerados 'bandoleros'. Asimismo, reclama que se incluya el periodo de actividad en la guerrilla en el cómputo para calcular las pensiones, una medida que beneficiaría como mucho a un centenar de personas en toda España. La iniciativa fue presentada por el diputado socialista David Pérez, cuyo tío fue jefe del maquis comunista en la agrupación de Levante y Aragón en la década de 1940.

El diputado del PP Josep Curto defendió una enmienda que, de hecho, desnaturalizaba por completo la proposición al evitar cualquier mención expresa del maquis y proponer a cambio un reconocimiento a 'todos los ciudadanos que han luchado por la libertad y por la democracia contra cualquier dictadura'. Ningún grupo se mostró dispuesto a aceptar la sugerencia y, en consecuencia, el PP votó en contra de la moción.

El homenaje a la masonería, por su parte, fue respaldado por todos los grupos de la Cámara a instancias del diputado socialista Joan Ferran y supone el primer acto parlamentario de desagravio a este colectivo, perseguido expresamente tras la aprobación, en 1940, de la ley contra la masonería y el comunismo. El texto aprobado, que CiU veía inicialmente con ciertas reticencias, subraya la consideración del Parlament hacia 'aquellas obediencias masónicas que a lo largo de la historia reciente han sido agraviadas injustamente'.

En la Segunda República, el 40% de los miembros de las Cortes constituyentes pertenecía a alguna logia masónica, así como 14 consejeros de la Generalitat, incluido el presidente Lluís Companys. El diputado de Esquerra Republicana (ERC) Joan Ridao recordó ayer que el propio logotipo de este partido, fundado en 1931, es precisamente un 'triángulo masónico'.

Familias separadas

El festival republicano tuvo todavía otro episodio al aprobarse por unanimidad otra proposición no de ley que pide al Gobierno español que ayude a las personas que durante la guerra civil fuercon separadas de sus padres biológicos y ahora buscan su 'real identidad biológica'. Medidas similares ya han sido aprobadas en Andalucía y Canarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 2001