Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno abre con 140.000 millones una nueva vía para financiar la investigación

La convocatoria no aclara los mecanismos para evaluar proyectos

El objetivo de las ayudas, según fuentes ministeriales, es 'impulsar la integración' de las políticas de innovación tecnológica con las de investigación básica y científica. Entre las áreas beneficiarias de las ayudas se encuentran biomedicina y biotecnología. La entrada en vigor de la convocatoria de Profit se entiende como una reorganización del sistema de financiación de la ciencia en España aunque en el ámbito científico es todavía prácticamente desconocida..

El programa Profit, que el nuevo ministerio heredó del Departamento de Industria, deja en la cuneta los mecanismos previstos para la evaluación de las propuestas científicas aspirantes a una subvención en el Plan Nacional de Investigación. Según la orden ministerial la evaluación de los proyectos se efectuará por comisiones específicas integradas por miembros de la Administración, a las que podrán sumarse 'comités de seguimiento'o incluso de asesoramiento científico en función del tipo de convocatoria.

En algunos casos, las propuestas serán sometidas a valoración por el organismo autónomo Centro de Desarrollo e Innovación Tecnológica (CDTI), como ya sucedía antes. De la lectura del texto se desprende que queda excluida la participación de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP), organismo considerado imprescindible entre representantes de la comunidad científica y que hasta la fecha ha venido evaluando a través de grupos de expertos en distintas áreas el nivel de calidad de los proyectos de investigación. Fuentes del Ministerio no aclararon ayer si la ANEP va a participar finalmente en la valoración de las solicitudes.

La convocatoria de Profit, desglosada ayer en el Boletín Oficial del Estado, prevé otorgar 25.000 millones de pesetas en forma de subvenciones y 115.000 millones en forma de créditos. Los beneficiarios de las ayudas serán empresas y agrupaciones de empresas, centros privados de investigación y desarrollo, centros tecnológicos y organismos públicos de investigación (OPIs), además de entidades de derecho público. Entre las OPIs se encuentran centros de investigación adscritos a distintas administraciones públicas y 'universidades sin ánimo de lucro', incluidos departamentos e institutos universitarios.

Las ayudas, según se desprende de la información facilitada por el ministerio, aportarán financiación para el desarrollo de actividades en investigación básica y aplicada, además de para la adquisición y puesta a punto de equipamiento e infraestructura científica y tecnológica, en 15 de los programas incluidos en el Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica.

Entre las áreas incluidas se encuentran los programas nacionales de biotecnología, incluida la acción especial en genómica y proteómica; biomedicina, materiales, recursos y tecnologías agroalimentarias, energía, espacio y tecnologías de la información, entre otros. En la mayor parte de ellas, buena parte del trabajo de investigación corresponde claramente a ciencia básica, aunque los conocimientos o descubrimientos generados podrían traducirse en un plazo razonable de tiempo en aplicaciones de interés industrial.

La presente convocatoria del Profit supone, según diversas fuentes consultadas, la 'ampliación y modernización' de los objetivos de un instrumento financiero concebido inicialmente para favorecer el desarrollo tecnológico e industrial de empresas que aplicasen conceptos de innovación a sus procesos productivos.

Tradicionalmente, estas ayudas surgían de los presupuestos del extinto Ministerio de Industria y Energía. Con la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, el programa cambió de titularidad y su cobertura se ha ido ampliando hasta dar cabida a centros y organismos públicos de investigación y universidades, sin que haya aumentado significativamente el dinero destinado a financiar a fondo perdido la ciencia.

Desde las universidades, precisamente, se había venido reclamando con insistencia poder acceder en igualdad de condiciones a ayudas como las previstas en Profit, que supone poder obtener créditos a interés cero, con varios años de carencia y retornos a medio plazo. Esa es la fórmula usada por el antiguo Ministerio de Industria para favorecer la innovación tecnológica en las empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de abril de 2001