Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite un sexto edil del PSE por negarse a llevar escolta

El PSE acusa al Gobierno de Ibarretxe de 'no poner todos los medios' para proteger a sus ediles

Tras esta sexta renuncia, los alcaldes socialistas, reunidos en Santurtzi, se comprometían a 'liderar una rebelión institucional' contra quienes les atacan y a presentar mociones para colocar en las fachadas de los ayuntamientos la leyenda 'ETA no'. El acto se vio sobresaltado por el impacto en una ventana del salón de plenos de una de las piedras que dos jóvenes, luego detenidos por la Ertzaintza, lanzaban a un centenar de estudiantes de secundaria concentrados contra ETA

Los socialistas volcaron su ira en el Gobierno vasco, al que acusan de ser responsable de la situación, máxime tras el nuevo abandono, protagonizado por Juan Carlos Uribe, el teniente alcalde de Elciego, único municipio con alcaldía socialista en Álava. El secretario de libertades públicas del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, acusó al Gobierno vasco de ser 'responsable directo y político' de las dimisiones de sus ediles -cinco en Zumárraga y uno en Elciego- y le tildó de ser 'infinitamente más cobarde' que aquéllos, por consentir un deterioro de las condiciones democráticas de tal calado que convierte en 'un elemento del paisaje' las dimisiones de concejales.

El secretario general del PSE alavés, Javier Rojo, confirmó la dimisión de Uribe y arremetió contra el Ejecutivo autónomo y su presidente, Juan José Ibarretxe, a quien pidió airado que 'ceda sus escoltas' a quienes las necesitan, ya que para el lehendakari son algo 'superfluo' y ETA 'nunca hará nada a Ibarretxe, porque son parte de ellos'.

Rojo se mostró indignado en su comparecencia. '¿Dónde está la declaración del Gobierno vasco ante lo que está sucediendo?', se interrogó. 'Sólo Egibar ha hablado y ha sido para culparnos a nosotros de estar magnificando la situación', acusó. Sobre el hecho de que las dimisiones no estén afectando al PP, Rojo apuntó que bastantes ediles populares optaron hace tiempo por no acudir siquiera a sus ayuntamientos.

Por su parte, Ibarretxe tildó de 'despropósito enorme' verter sobre su gobierno una resposabilidad que volcó en exclusiva en ETA. 'Hoy todos somos concejales socialistas', afirmó.

'Aves de paso'

A su vez, el vicesecretario general de EA, Rafael Larreina, afirmó que concejales socialistas y populares reciben más apoyo de sus compañeros nacionalistas de corporación que de sus propios dirigentes, 'lejanos en los despachos de Madrid' y 'aves de paso' en el País Vasco. 'Así se lo he oído decir directamente', aseguró. Larreina, negó que los electos nacionalistas se muestren indiferentes a la 'tragedia' del acoso y falta de libertad de los ediles del PSE y el PP y un centener de alcandes y concejales del PNV y EA aprobaron en un encuentro en Vitoria una declaración de apoyo a los amenazados 'en especial a aquellos que en estos momentos están sufiriendo de manera más cruenta la extorsión y la amenaza'.

Con el teniente alcalde de Elciego son ocho los electos socialistas que han abandonado sus puestos en esta semana, aunque la dirección del partido desvincula dos de las dimisiones -la de Zumaia y la de Pasajes- del conflicto surgido por la obligación de llevar escolta impuesta a sus concejales. El Ayuntamiento de Irún, gobernado por el socialista Alberto Buen Lacambra, decidió ayer contratar por su cuenta servicios de protección, y adelantar su pago, sin esperar a las nuevas medidas de Interior, lo que indicaría que éstas aún no han llegado.

El líder de los socialistas guipuzcoanos, Manuel Huertas, dejó ayer la puerta abierta a la posibilidad de que se produzcan más dimisiones y advirtió a los nacionalistas: de 'que no piensen que mañana no les va a pasar a ellos, porque esto es progresivo, ahora estamos nosotros en el punto de mira, pero mañana estarán otros', auguró. Algunos electos socialistas han planteado al partido que contemple fórmulas de protección 'más abiertas' y flexibles, que no impliquen la adjudicación de una escolta permanente. Pero sus responsables de seguridad se negaron a comentar siquiera este extremo.

El PP se ha pgrecido a defender las propuestas socialistas allí donde éstos se queden sin voz, un ofrecimiento que ya realizó EA el mismo lunes, al abrirse la crisis en Zumárraga, y los socialistas rechazaron, actitud que mantuvieron ayer con los populares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de abril de 2001