Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anita Desai relata el choque de culturas en su novela 'Ayuno, festín'

'Aquello que a los ojos de los occidentales parece algo exótico en India son cosas que forman parte de la vida cotidiana'. Hija de padre bengalí y de madre alemana, nacida en India en 1937 y profesora en Estados Unidos, Anita Desai ha retratado en Ayuno, festín (Alianza) el choque entre culturas a través de los enfrentamientos en el seno de una familia hindú de clase media.

Con un pie en el Instituto de Tecnología de Massachusets, donde imparte clases, y otro en su tradición oriental, Anita Desai suscribe aquella afirmación de Rilke de que la infancia es la verdadera patria de un escritor. 'En los primeros años de vida', comentó esta elegante autora, muy conocida en el mundo anglosajón, 'se produce un tipo de intensidad que ya no recuperamos después. La profundidad de experiencias y de observaciones de la infancia no vuelve a darse en la vida adulta. Así, cuando volvemos a casa es como si regresáramos un poco a la tradición'.

A partir de las trayectorias dispares de Uma y de Arun, hija e hijo de una familia india, Anita Desai nos acerca al universo de contrastes que marcan las relaciones entre Occidente y Oriente, entre una chica condenada a seguir las pautas de siempre y un chico que puede marchar a estudiar al extranjero. 'No todo es oscuro y trágico ni en la vida de Uma, el personaje de Ayuno, festín, ni en los avatares de un país como India. De cualquier modo, los estereotipos sobre Oriente y Occidente son relativos', señaló Anita Desai en una reciente visita a España. 'Uma goza también de momentos de placer que, por su falta de frecuencia, resultan más intensos', agrega la autora.

Novela intimista y más centrada en los caracteres femeninos que en los masculinos, Desai explica que era 'un tipo de libro que pensé que no iba a volver a escribir'. 'No obstante', matiza, 'llevaba conmigo los materiales de la novela. Incluso en Estados Unidos, a tantos kilómetros de distancia, la historia se reveló como algo muy cercano a mí'.

Una antiheroína

Se nota que Anita Desai siente una especial predilección por el personaje de Uma, 'una antiheroína que se halla mucho más cerca de la realidad que el resto de protagonistas'. 'Ser torpona le ayuda a sobrevivir', apostilla la escritora, 'y, como otras mujeres indias, tiene una experiencia más limitada. Ahora bien, el mundo de la imaginación resulta más vivido e importante para estas mujeres'.

A pesar de la globalización que todo lo invade, Anita Desai se declara optimista sobre el futuro de culturas como la india. 'Es cierto', afirma, 'que fenómenos como la televisión o el vídeo han cambiado las percepciones en todo el mundo. Pero la religión, la música o la danza, por citar tres ejemplos, representan un punto central en la vida cotidiana en India'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001