Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Ferrol refleja el dolor de la emigración española en los cincuenta

El Círculo de Bellas Artes reúne una treintena de imágenes

Son una treintena de imágenes cuadradas, en blanco y negro, a veces movidas, otras enfocadas. Son ya estampas clásicas, parte del reportaje que el veterano fotógrafo Manuel Ferrol hizo a petición de la Comisión Nacional Católica, antecedente de las ONG actuales, que organizaba la salida de los emigrantes gallegos hacia Suramérica.

Ferrol se metió en las salas de espera, en las improvisadas misas que se hacían en los almacenes de carga, en las oficinas donde tramitaban los visados, en las escalerillas donde los que se iban se despedían de los que se quedaban. Estuvo allí todo el día, e incluso se subió al barco, y fue con ellos hasta Vigo: 'Parecía un barco fantasma, no se oía nada, nadie hablaba'.

Eso contó ayer con un compromiso sincero, tranquilo, al presentar la exposición que reúne estas imágenes, que salieron del anonimato en los Cuadernos del Ruedo Ibérico, y que ahora rescata el Ayuntamiento de A Coruña y el Círculo para dar testimonio de aquella 'España en la noche de piedra', como dijo otro gallego ilustre, Celso Emilio Ferreiro.

Eso lo contó el especialista Publio López, que ha contribuido a difundir las fotos de Ferrol a través de la exposición itinerante (hoy, en viaje por América) titulada 150 años de fotografía española.

También dijo que Manolo Ferrol logró con esas fotos el mejor reportaje de la posguerra, y que lo hizo en un momento 'extravagante', en el que el reportaje era denostado por la fotografía oficialista. 'Y así, rompiendo con la falta de tradición, nos enseña memoria y emoción'.

Humilde y enamorado de su oficio, Ferrol explicó que trabajó cargado de carretes, que tiró 60 o 70 fotos tratando de buscar el porqué de aquello, y señaló que la foto del hombre y el hijo que caminan llorando fue el momento más importante de su carrera de fotógrafo. 'En esa foto se ve claramente que la emigración fue una lacra impresionante'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001