Auge de la cirugía ambulatoria

La cirugía ambulatoria es la que permite que un paciente sea operado por la mañana y por la tarde se marche a su casa. Sólo regresa al hospital para las revisiones. El 96% de estas intervenciones se practican en los hospitales públicos y el 4% son derivadas a clínicas privadas con las que el Insalud mantiene un concierto, según explica el subdirector de asistencia especializada del Insalud de Madrid, Germán Seara. Suelen ser operaciones de juanetes, vesícula, cataratas, hernias... En definitiva, aquéllas que no requieren una asistencia compleja y que perfectamente se pueden operar en centros privados bajo supervisión del Insalud.

La cirugía ambulatoria, según Seara, está creciendo progresivamente, y permite dejar camas libres en los grandes hospitales para que las intervenciones más graves se efectúen en el menor tiempo posible.

Más información

El Insalud también quiere reducir las demoras en las pruebas de diagnóstico, las que más inquietan a los ciudadanos. Estas pruebas son previas a la entrada de un paciente en la lista de espera, y su demora se corresponde al tiempo que transcurre desde que el usuario acude al médico hasta que éste descubre su patología a través de radiografías, mamografías, análisis, escáner... La lista de espera media de estas pruebas se eleva a 90 días. El anterior presidente del Insalud, Alberto Núñez Feijoo, reconoció, cuando la lista de espera quirúrgica descendía año tras año, que la asignatura pendiente de su departamento eran las pruebas de diagnóstico, prescritas por los médicos para conocer el alcance de la patología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de febrero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50