Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pedirá a Bruselas una prórroga de seis meses para el sacrificio de 180.000 vacas

El presidente de Francia critica a los que quieren incluir en la 'crisis' a ovejas y cabras

El Gobierno había anunciado la semana pasada su intención de sacrificar 180.000 animales hasta el próximo 30 de junio, objetivo inicial que, al parecer, no se alcanzará, dada la dificultad de encontrar mataderos específicos para proceder a la ejecución de esta medida, motivo que ha obligado a la contratación de 24 mataderos en todo el territorio nacional. Según los últimos datos aportados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, hasta la pasada semana los ganaderos sólo habían presentado 464 solicitudes, correspondientes a 2.307 animales.

El vicepresidente Rajoy subrayó ayer, además, que el Gobierno español solicitará ayudas directas para el sector ganadero, que 'ciertamente lo está pasando muy mal', aunque 'tiene que saber que tras esta etapa, que no será buena, al final se recuperará'. Tras reconocer que el problema de las vacas locas es 'serio, difícil y complicado, con el que vamos a vivir una temporada', Rajoy lanzó primero un mensaje de tranquilidad a los consumidores, dado que el Gobierno cuenta con el asesoramiento 'constante' de los científicos y además adopta 'siempre' las medidas y recomendaciones de la Unión Europea, con objeto de resolver los problemas que 'constantemente se nos están planteando'. Según Rajoy, en la actualidad es 'más seguro' comer carne, porque los animales que pasan a la cadena alimentaria han superado las puebas de detección, y por ello 'no hay nada que pueda suponer un peligro para el ciudadano'.

Hasta el momento se han realizado 25.000 tests, habiéndose detectado en España 24 casos de vacas locas, lo que significa que la incidencia de la EEB se sitúa en un caso por cada 1.000 animales analizados.

El enfado de Chirac

Por su parte, el presidente de la República francesa, Jacques Chirac, consideró ayer 'irresponsable' el dictamen de la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de los Alimentos que recomienda la prohibición de varios materiales de riesgo de ovinos y caprinos, en aplicación del principio de precaución. 'Hace mucho tiempo que se toman todas las precauciones necesarias para el cordero. No hay ningún elemento nuevo de prueba' que justifique ampliar los productos prohibidos, y eso sólo contribuye a aumentar la desconfianza de los consumidores, dijo Chirac poco después de inaugurar el Salón Internacional de la Agricultura (SIA). 'Este anuncio es una prueba de torpeza y una incitación al pánico totalmente lamentable', añadió el jefe del Estado francés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 2001