Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La denominación 'Vedella de Girona', condenada a la desaparición

La denominación de calidad Vedella de Girona, impulsada por una cooperativa de ganaderos de las comarcas de Girona que goza de un gran prestigio entre los consumidores, desaparecerá en un plazo tiempo muy breve porque no cumple los requisitos que reclama la Unión Europea. La directiva europea que regulará próximamente las denominaciones de calidad no podrá aceptar Vedella de Girona puesto que los terneros no nacen en territorio catalán, sino que se importan de otros países para ser engordados y sacrificados en las granjas de Girona.

La Unión Europea exige, para conceder lo que a partir de ahora se definirá como indicación geográfica protegida o denominación de origen protegida, que los animales nazcan en el territorio que les da nombre, tal como sucede en la denominación Vedella del Pirineu. El hecho de que las denominaciones de calidad pasen a depender de los estrictos criterios europeos no supondrá, no obstante, grandes cambios en las denominaciones cárnicas de Cataluña.

La cooperativa de ganaderos de Girona, que en las últimas semanas ha puesto en marcha una campaña para destacar la calidad de sus productos ante la alarma creada por el mal de las vacas locas, es consciente de que deberá buscar otras vías para reconocer la calidad de su carne, entre las que podría encontrarse algún tipo de marca de calidad o de certificación de carácter privado.

La cooperativa Ramaders de Vedella de Girona Societat Cooperativa Catalana Limitada fue fundada en 1989 y cuenta con 20 ganaderos asociados. Su objetivo es ofrecer servicios a sus asociados y realizar la comercialización del producto, que garantizan desde la cría hasta la tienda. Vedella de Girona es una de las pocas empresas productoras que ya ha incorporado los criterios de control de calidad que la Comunidad Europea exigirá a todos los ganaderos en 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001