Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GRANDES EXPOSICIONES A LAS PUERTAS DE ARCO 2001

El IVAM revisa la obra de Soledad Sevilla desde la geometría hasta sus muros agrietados

El museo inaugura también una exposición psicológica del videoartista Tony Oursler

Valencia
Museos, instituciones y galerías adaptan su programación de exposiciones a las fechas de la feria de arte contemporáneo Arco, que se inaugura el próximo martes en el recinto ferial de Madrid. En su 20ª edición, presentará las últimas obras de artistas en 105 galerías españolas y 169 extranjeras. A las muestras presentadas esta semana se unieron ayer las del IVAM, de Valencia, un destino habitual de los profesionales, con una retrospectiva de Soledad Sevilla y últimas piezas del videoartista Tony Oursler. El Reina Sofía ha querido unir sus fondos de Juan Gris con las propuestas de Latinoamérica, y La Caixa, con Gillian Wearing, completará la visión del arte del Reino Unido, país invitado de Arco 2001.

Soledad Sevilla. El espacio y el recinto es el título de la exposición con la que la artista valenciana ha relacionado sus primeros y enormes lienzos de estructuras geométricas con su última instalación, dos muros enfrentados recorridos por sendas grietas. Inaugurada ayer en el IVAM Centre del Carme, la muestra pone de relieve la preocupación de Sevilla por la organización de espacios y por la compenetración entre la pintura y la instalación, de modo que las luminosas salas capilla de la subsede del museo valenciano, que fue antiguamente un convento, se vertebran a través de la instalación que recorre el corredor central, Con una vara de mimbre, compuesta por prismas transparentes sujetos a los muros por mimbres que multiplican y fragmentan la luz.

Esta obra apela a los lienzos de los años setenta de la artista generados a partir de secuencias geométricas, al tiempo que conduce hacia la otra instalación, El rompido, de los muros partidos por imponentes grietas. Una de ellas deja ver la materialidad de un fondo de bronce, y la otra, la inmaterialidad de una luz interior. Este trabajo refleja la evolución de Sevilla (1944), quien, sin embargo, ayer concluyó, en la presentación de la exposición, que los artistas siempre pintan 'el mismo cuadro'.

Además indicó que casi todas las obras han sido realizadas para el Centre del Carme, un lugar que consideró 'mítico' porque entre sus muros empezó sus estudios cuando albergaba la Facultad de Bellas Artes. La comisaria Yolanda Romero recalcó el contenido poético y emocional en la trayectoria de la artista, premio nacional de Artes Plásticas en 1993. La muestra, con 35 obras de gran formato y dos instalaciones, se podrá ver hasta el 27 de mayo.

'La poética y virtuosidad técnica del espacio' es el denominador común entre ésta y la exposición dedicada a Tony Oursler (Nueva York, 1957), que también se inauguró ayer, según el director del IVAM, Kosme de Barañano. Se trata de una selección de obras de uno de los videoartistas más innovadores. Sorprende el uso del vídeo para crear sus criaturas parlantes, sobre cuyas cabezas proyecta grabaciones de rostros de actores profesionales. O el gran ojo suspendido en el aire que mira al proyector y al espectador. La comisaria Teresa Millet destacó la preocupación del artista por la degradación medioambiental y biológica, los efectos de la televisión y el fenómeno de la personalidad múltiple. Personalidades que se plasman en distintas esculturas cuyo dramatismo no está exento de lúdica ironía. Oursler recordó la importancia del componente psicológico de su obra y auguró un largo futuro artístico al vídeo y a Internet. La exposición, que se clausurará el 15 de abril, recalará en el Koldo Mitxelena Kulturenea de San Sebastián en septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2001