El Supremo ratifica la condena contra los jefes del Servicio Vasco de Salud

El Tribunal Supremo ratificó ayer la condena de los directivos del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) que instaron la falsificación masiva de exámenes en las pruebas de acceso al citado organismo que fueron convocadas por el Gobierno vasco en 1990.

La Sala Segunda del alto tribunal, en una sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Cándido Conde-Pumpido, desestima todos los recursos presentados contra la resolución de la Audiencia de Álava de 6 de junio de 1998 que condenó al director general del Servicio Vasco de Salud, Mario González Ortega; al director general de Gestión Económica y Administración, Pedro José Pérez Torres, y a otras tres personas a penas de hasta seis años y seis meses de prisión. La sentencia estimaba que la falsificación había sido promovida desde la cúpula del Servicio Vasco de Salud para favorecer a opositores amigos.

El Supremo señala que 'la adulteración del proceso de selección por los propios servidores públicos que lo convocaron y controlaron, representa un gravísimo incumplimiento de sus deberes, despreciando los valores constitucionales de mérito y capacidad con los que los ciudadanos tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos'. Cuando los funcionarios se corrompen, agrega el Supremo, merecen 'un acusado reproche social y una proporcionada sanción penal'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de enero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50