Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las subvenciones se pasan a la nueva economía

El presidente Aznar anunció en Vitoria un presupuesto de 825.000 millones de pesetas para impulsar la sociedad de la información

A lo largo de los años las subvenciones han evolucionado. Las ayudas se han generalizado a todos los sectores hasta llegar a la nueva economía (comercio y correo electrónico, empresas punto com...). Las nuevas tecnologías es la apuesta fundamental, pero no la única, a la que se dirige la financiación preferente, que incluye préstamos a bajo tipo de interés o ninguno, y líneas financieras que adelantan ayudas para desarrollar proyectos, tal y como se vio en la VI Jornada Informativa sobre la Financiación Preferencial en España, patrocinada por EL PAÍS, Hispamer y Econet.

Un ejemplo de la importancia que la Administración otorga a la nueva economía y de la necesidad de divulgar las ayudas para subirse a su carro es la pasada presentación de Info XXI, en Vitoria, por el presidente del Gobierno, Jose María Aznar, quien anunció un presupuesto de 825.000 millones de pesetas para los próximos tres años, con el objetivo de impulsar la sociedad de la información, que deberá contar con apoyo de las comunidades autónomas, y la iniciativa privada. Info XXI es un plan de ayudas dirigidas a esta nueva economía, englobadas dentro de un programa de investigación y desarrollo más innovación. Se quiere contribuir a la puesta en marcha de negocios relacionados con las tecnologías e Internet. De hecho, en la Ley 6/2000, del 13 de diciembre, se aprobaron medidas fiscales urgentes de estímulo al ahorro familiar y a la pyme, que incluían medidas de fomento del uso de nuevas tecnologías y apoyo a empresas de base tecnológica.

Estos instrumentos de crédito gozan de un enorme éxito. Tan es así, que el problema actual es que los fondos no llegan para cubrir toda la demanda. Según José Luis Jarque de la Gándara, consejero técnico de la Subdirección General de Empresas de la Sociedad de la Información del Ministerio de Ciencia y Tecnología, en los programas relativos a su subdirección 'la demanda es el doble que la oferta, bien es cierto que no hay ningún límite de iniciativa o sector para acceder a ellos; la única condición es que sea un proyecto de investigación y desarrollo y que se sea persona jurídica'.

El Instituto de Crédito Oficial cuenta con un presupuesto para la línea pyme 2001 de 500.000 millones. Hay varias fórmulas de financiación pero se pueden destacar dos de reciente introducción: participaciones temporales en el capital, donde la inversión se realizará mediante ampliación de capital y se excluye la compra de acciones existentes, y préstamos participativos, en los que la entidad prestamista participa en los beneficios netos de la participada, además de cobrar un interés fijo. Estos préstamos se consideran fondos propios con el objetivo de apreciar la solvencia financiera del deudor.

La fórmula que incluye tipos de interés cero, que es, por ejemplo, la que aplica el CDTI, es la más apreciada. El Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial ofrece una financiación a interés cero y con largo plazo de amortización, que cubren hasta el 60% del presupuesto del proyecto. Este organismo apoya proyectos viables técnica y económicamente, pero no exige garantías reales a la promotora para la concesión del crédito. El plazo es a un máximo de siete años. Además se incluye una cláusula de riesgo técnico, según la cual, en el caso de que el proyecto no alcance sus objetivos técnicos, la empresa quede exenta de reintegrar la totalidad del préstamo.

Las principales novedades que marcan la financiación preferencial son, según Kishore S. Karani, consejero delegado de Econet, 'que hay menos subvenciones a fondo perdido y más préstamos baratos al 0%; que cada vez hay más ayudas específicas para proyectos de Internet; que se apoya a todos los sectores y no sólo al industrial y que hay más deducciones fiscales pudiendo llegar hasta un 45% en proyectos de investigación científica'. Por otro lado, Karani afirma que 'el 97% de las ayudas para las empresas se agotan, es decir que el empresario sí conoce cada vez más la existencia de las mismas y las solicita. Quizás son las procedentes de la UE las menos conocidas'. Econet, además de prestar servicios para encontrar soluciones técnicas y financieras a proyectos de inversión, dispone de una base de datos de ayudas y subvenciones posibles. La empresa ha participado en proyectos en los que en total se han creado 5.200 empleos, con una inversión acumulada de cerca de 460.000 millones de pesetas y una tasa de éxito del 73%.

Para Enrique Kitchin, de Cofides, Compañía Española de Financiación del Desarrollo, SA, 'es muy importante divulgar a todas las empresas las facilidades financieras que pueden tener para desarrollar sus negocios; en este sentido componentes de automoción, metalmecánica y medio ambiente, aparte de las grandes áreas como creación de autopistas, son los sectores más dinámicos; a todos ellos queremos transmitir la idea de que en el caso de la exportación se debe hacer con voluntad estable, con el objetivo de aportar valor añadido al cliente, así se le puede ofrecer un servicio completo y asegurarse el éxito del proyecto'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 2001